La anorexia es más común en las mujeres de mediana edad
La anorexia es más común en las mujeres de mediana edad - ARCHIVO
TRASTORNOS ALIMENTARIOS

La anorexia y la bulimia son más comunes en las mujeres de mediana edad que en las adolescentes

Haber padecido una infancia desdichada o el miedo al rechazo social aumentan el riesgo de padecer un trastorno de la conducta alimentaria una vez cumplidos los 40 o los 50

MADRIDActualizado:

Los trastornos de la conducta alimentaria son un conjunto de enfermedades mentales caracterizadas por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y por una obsesión por el control del peso. Unos trastornos entre los que destaca la anorexia y la bulimia y que, si bien pueden afectar a ambos sexos, son más comunes en la población femenina. Es más; dados los actuales estereotipos estéticos, fundamentalmente provenientes de un mundo de la moda en el que impera la delgadez excesiva, sino patológica, la prevalencia de estos trastornos es cada vez mayor. Sin embargo, y contrariamente a como se suele creer, las principales afectadas por estos trastornos no son las adolescentes o las veinteañeras. De hecho, un estudio dirigido por investigadores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) alerta que la mayor prevalencia de estas enfermedades tiene lugar entre las mujeres que ya han cumplido los 40 o los 50. O así sucede, cuando menos, entre la población británica.

Como explica Nadia Micali, directora de esta investigación publicada en la revista «BMC Medicine», «nuestro trabajo muestra que los trastornos de la conducta alimentaria no son exclusivos de las primeras décadas de la vida y que estos trastornos, tanto crónicos como de repente aparición, son frecuentes en la mediana edad».

Más allá de la juventud

Para llevar a cabo el estudio, los autores realizaron entrevistas a 5.320 mujeres británicas en su quinta o sexta década de la vida con el objetivo de conocer sus hábitos dietéticos y detectar la posible presencia de trastornos de la conducta alimentaria, fundamentalmente anorexia nerviosa, esto es, el trastorno de origen neurótico caracterizado por un rechazo sistemático de los alimentos, y bulimia nerviosa, trastorno neurótico en el que el afectado alterna episodios de ingesta compulsiva de alimentos con periodos de malestar y remordimiento en los que se provoca el vómito –las consabidas ‘purgas’.

Los resultados mostraron que hasta un 15,3% de estas mujeres con edades comprendidas entre los 40 y los 59 años había sufrido algún trastorno de la conducta alimentaria. Y asimismo, que el 3,6% de las participantes había presentado algunos de estos trastornos en los últimos 12 meses. Es decir, una prevalencia superior a la observada en el grupo de mujeres adolescentes o en la segunda década de sus vidas.

Los trastornos de la conducta alimentaria no son exclusivos de las primeras décadas de la vida y son frecuentes en la mediana edad
Nadia Micali

Es más; a pesar de que la mayoría de las afectadas reconocieron ser conscientes de su situación, menos de un 30% buscó algún tipo de ayuda o recibió tratamiento para tratar de paliar el problema.

Como refiere Nadia Micali, «muchas de las mujeres que tomaron parte en nuestra investigación nos reconocieron que era la primera vez que hablaban sobre sus problemas con la comida, por lo que necesitamos saber por qué tantas mujeres no buscan ayuda».

Finalmente, los autores realizaron una segunda tanda de entrevistas a aquellas mujeres con un historial de trastornos de la conducta alimentaria para tratar de identificar aquellos factores que pudieran desencadenar su aparición –entre otros, una infancia desdichada, el divorcio o separación de sus padres, distintas vicisitudes de la vida, la relación con sus padres, y haber sido víctima de abusos sexuales.

Relaciones interpersonales

De acuerdo con los resultados, el haber tenido una infancia desdichada se asoció con un mayor riesgo de presentación de anorexia o bulimia en la mediana edad. De hecho, cada unidad adicional en la escala de ‘infelicidad infantil’ conllevó un incremento de un 4-10% en la probabilidad de padecer uno de estos trastornos. Por su parte, tener una mayor sensibilidad interpersonal –definida como la capacidad para sentir y responder de forma conveniente en las situaciones personales, interpersonales y sociales– también aumentó el riesgo de sufrir un trastorno de la conducta alimentaria. Concretamente, cada unidad adicional en este tipo de ‘sensibilidad’ supuso un aumento del 19% de la probabilidad de comer de manera compulsiva. Por el contrario, disfrutar de una buena relación madre-hija se asoció con una reducción del 20% de la posibilidad de desarrollar bulimia nerviosa.

Como concluye Nadia Micali, «en nuestro trabajo hemos establecido factores de riesgo tempranos con diferentes trastornos de la conducta alimentaria. La anorexia, la bulimia y la ingesta de alimento ‘en atracones’ se asociaron a una infancia desdichada, mientras que la separación o divorcio de los padres pareció aumentar el riesgo de bulimia, de ingesta compulsiva y de anorexia atípica. Por su parte, el fallecimiento de un ser querido incrementó la probabilidad de recurrir a las ‘purgas’, mientras que haber sido víctima de abusos sexuales durante la infancia o el miedo al rechazo social se asocian a todos estos trastornos».