TwitterLa entrañable reacción de una abuela al recibir la muñeca que nunca había podido tener

La nieta de la anciana enamora a Twitter con su emoción al descubrir su regalo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dice Joaquín Sabina en la canción 'Con la frente marchita' que «no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás existió». No le falta razón en este caso al de Úbeda. Cuando alguien añora algo que nunca tuvo ni siquiera puede aferrarse a un recuerdo, no tiene más que la pesadumbre por aquello que quizá pudo ser y no fue. Aunque es probable que quienes mejor conozcan este sentimiento sean los amantes, también hay quien conecta con su infancia a través de él. Es el caso de una abuela que se ha hecho famosa en las redes sociales en las últimas horas.

Ha sido la nieta de la protagonista la que ha compartido el vídeo de un momento muy especial en su cuenta de Twitter. Si bien lo publicó el pasado domingo 30 de abril por la noche, explica que la escena que muestra tuvo lugar la pasada noche de Reyes. «Mi abuela nunca pudo tener un muñeca de pequeña, por eso le regalamos una por Reyes este año, esta es la reacción», comenta la joven. Sin duda, la anciana no esperaba que su primera muñeca fuese a llegar tantos años después. La emoción le desborda por completo al romper el papel de regalo.

Los sentimientos que brotan en la abuela han enamorado a cientos y cientos de personas en todo el mundo. Su vídeo se ha hecho viral rápidamente y ha sido retuiteado por más de 11.000 usuarios, mientras que otros 23.000 le han dado a 'me gusta'. La reacción global también ha pillado por sorpresa a su nieta. «Medio Twitter llorando con el vídeo de mi abuela», señalaba pocas horas después de compartirlo, «estoy alucinando con la acogida que ha tenido, se nota que hace falta más amor en el mundo».

Decenas de 'twitteros' han querido agradecer a esta joven que hiciese públicas unas imágenes tan íntimas. «La generación que nos dio todo sin haber tenido nada de nada. Precioso», ha escrito un usuario. «Debe ser gratificante y único volver a alegrar a una abuela con un deseo de la infancia. Muy bonito. ¡Que vivan las abuelas!», añade otro. Y es que aunque sea cierto que «no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás existió», no lo es menos que "nunca es tarde si la dicha es buena".