El insólito caso del taxista que llevó a un muerto sin saberlo

El colombiano Camilo Cárdenas recogió a cuatro personas sin darse cuenta de que habían matado a una

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ocurrió en la madrugada del dos de febrero en Bogotá cuando el taxista Camilo Cárdenas recogió a cuatro personas. Estaban en aparente estado de embriaguez, pero al conductor no se le pasó por a cabeza que era testigo de un crimen.

Cárdenas contó al diario El Tiempo que recogió a los hombres y a una mujer en un motel, y uno iba cargado por los demás. «Yo les dije que los llevaba a donde quisieran, pero con la condición de que esa persona no vomitara en el coche».

En la parte trasera del taxi se ubicaron la mujer y uno de los hombres, quien rodeándole la cabeza con el brazo, ocultó el rostro del supuesto ebrio. «Cuando yo miraba por el retrovisor no le podía ver la cara a esa persona», explicó el conductor.

El taxista explicó que estas personas tenían acento venezolano y que entre ellos hablaban y decían: «Si ve, estuvo muy buena la fiesta pero se pasó. La próxima vez no tome tanto».

Al llegar a su destino, dos de los hombres y la mujer pagaron la carrera y se bajaron, ayudando al amigo borracho. Se metieron en un callejón oscuro, que Cárdenas pudo observar mientras daba la vuelta en el carro. Luego, vio que dos hombres y la mujer salieron corriendo, mientras dejaban tirado al supuesto borracho.

Cárdenas avisó a las autoridades: «Me di cuenta de que algo había pasado con el tipo que iba tomado. Vi a dos patrulleras de tránsito de la Policía y les grité que fueran por esas tres personas», dijo a El Tiempo.

Cuando llegaron al lugar se dieron cuenta que el hombre tenía dos disparos en su cara. «Me pidieron que lo lleváramos en el taxi, que quizá estaba vivo», pero llegó sin signos vitales.