Jorge Mendes
Jorge Mendes - ÓSCAR DEL POZO

El «gatillazo» de Jorge Mendes

De Gea necesitaba un representante que tuviera mano izquierda y facilidad negociadora para hacer frente al Manchester United. El luso desbloqueó la negociación... pero fue demasiado tarde

TOMÁS GÓNZALEZ MARTÍN
Actualizado:

De Gea fichó al conseguidor» para lograr un objetivo casi imposible: dejar el Manchester y firmar por el Real Madrid en el verano de 2015, un año antes del final de su contrato. El guardameta no quería continuar con un entrenador que no creía en él y tomó una decisión importante. Había que enfrentarse al United y decir las cosas claras. Y necesitaba un representante que tuviera mano izquierda y facilidad negociadora. Solo Jorge Mendes, «el dios del traspaso», podría sacarle de un club grande y llevárselo a un enemigo directo en Europa. El apoderado portugués aceptó el órdago en una liga, la Premier, que no tiene cláusulas de rescisión.

Mendes apostó a todo o nada por el jugador. Se comprometió a sacarle de allí y a venir ya al Real Madrid. Se esperaba la reacción de Van Gaal y los ataques contra su futbolista a falta de un año para quedar libre contractualmente. El luso se había encontrado hasta ayer con un ambiente ofuscado y un club remiso a dialogar. Los problemas internos del Manchester y los malos resultados complicaron aún más la operación.

De Gea aguantaba mientras esperaba que su agente obtuviera un acuerdo final. Mendes logró ayer que el Mónaco vendiera a Martial al United como paso previo para negociar por De Gea. Así fue. Logró un pacto para el canje de porteros. Pero el United tardó demasiado en devolver la documentación de Keylor. Y dejó a todos en fuera de juego.