Es Noticia

El colmo de «Sálvame»: realiza una prueba de fertilidad en directo

El programa acompañó a Gustavo González a una clínica para conocer sus posibilidades de convertirse en padre

Gustavo González
Gustavo González
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Durante sus casi diez años de existencia «Sálvame» se ha especializado en airear las intimidades de sus colaboradores para, de este modo, crear un formato único en España en el que cualquier trabajador puede convertirse en el centro de la noticia. Al espacio que conduce Jorge Javier Vázquez ni siquiera le afectan la estacionalidad o la escasez de titulares en la prensa rosa, pues hasta el más nimio detalle consigue ocupar horas en un programa que lleva años siendo un auténtico talismán para Mediaset.

A lo largo de la historia del programa los espectadores han sido testigos de los secretos mejor guardados de colaboradores como Belén Esteban, Kiko Hernández y Mila Ximénez a quienes, hace ya tiempo, se unió otro rostro que ha resultado ser todo un filón para la cadena: Gustavo González. La relación del colaborador con María Lapiedra ha sido uno de los pilares sobre los que se ha sustentado «Sálvame» en los últimos meses, pues la pareja ha protagonizado un auténtico drama familiar en el que no han faltado los ingredientes propios de un buen culebrón: traición, infidelidades, divorcio, celos... y dinero.

Este jueves, «Sálvame» dio un paso más en la historia de la relación: el programa ayudará a Gustavo González, de 52 años, a saber si físicamente podría dejar embarazada a su pareja. Para ello, el espacio acompañó a Gustavo González a una clínica para someterse a una prueba de fertilidad en riguroso directo. Para decepción de Kiko Hernánez y el resto de colaboradores de «Sálvame» González no pudo, sin embargo, someterse al polémico test en directo, pues una prueba de tales características solo sería válida tras cinco días de abstinencia sexual, requisito que no cumplía el colaborador.

Bronca a Chelo García Cortés

El pasado miércoles, el programa dio voz al público con Kiko Matamoros y «su confesionario», como ya es costumbre. Gran parte de los mensajes que pudimos escuchar durante la emisión hablaban de si el colaborador había hecho bien o no yendo a la boda de su hijo, Diego Matamoros. Sin embargo, no fue lo único de lo que hablaron.

La supuesta noche de pasión entre Kiko Matamoros y Lydia Lozano ocupó también una buena parte del «confesionario de Kiko» hasta que Kiko Hernández sacó unas imágenes en exclusiva. Esas fotografías mostraban a Chelo García Cortés en el aeropuerto dispuesta a coger el avión que le permitiría estar en Madrid para el programa de «Sálvame» de la tarde. Pero, en ellas, aparecía sin cabestrillo. «Esta es Chelo en el aeropuerto llevando un traje en una mano, mientras que la otra la tiene apoyada en la cintura. Y aquí [en "Sálvame"] tenemos cabestrillo por la mañana, por la tarde y por la noche», relataba el encargado de mostrar las fotografías.