ES NOTICIA EN ABC

TVE busca enmendar sus últimos fiascos en Eurovisión

Aunque los resultados en las selecciones internas han sido dispares, en los últimos años diferentes países con dicho sistema han obtenido brillantes puestos

El Sueño de Morfeo quedó en 25ª posición en Eurovisión 2013
El Sueño de Morfeo quedó en 25ª posición en Eurovisión 2013 - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Televisión Española ha comenzado la carrera por Eurovisión 2020. Después de que el 1 de septiembre se hiciera oficial el plazo para presentar las canciones que serían elegibles para el festival de la canción, el ente público ha hecho oficial el mecanismo que seguirán para elegir al representante español para acudir a Róterdam.

En esta ocasión, han decidido dar un giro al sistema que se ha seguido en los últimos cuatro años, regresando a la selección interna como sistema de designación de artista y canción. Aunque no han querido desvelar detalles, han asegurado que el artista o grupo elegido estará «respaldado por una carrera musical» y que el proceso ya ha comenzado de forma interna.

Sin contar la discográfica con la que trabajarán de cara a Eurovisión 2020, este giro significa un regreso al pasado después de las malas posciones obtenidas en los últimos años. El proceso de selección público se retomó en el año 2016, con Barei y Manel Navarro como elegidos a través de un programa elaborado ex profeso para el certámen. Posteriormente, fue «Operación Triunfo» el que se ocupó de arrojar un artista para el concurso europeo, siendo elegidos primero Alfred y Amaia y, en último lugar, Miki.

La principal motivación que ha llevado al ente público a tomar esta decisión han sido los malos resultados obtenidos en las votaciones. Desde el año 2016, España no ha conseguido subir del 22º puesto, permaneciendo siempre a la cola de las puntuaciones. El caso más sonado fue el del fracaso de Manel Navarro, que con solo cinco puntos quedó en última posición.

De igual manera, la selección interna realizada por Televisión Española en los últimos años también ha ofrecido resultados dispares. Edurne y El Sueño de Morfeo quedaron por debajo del vigésimo puesto, mientras que Pastora Soler quedó en décimo lugar.

Sin duda, no existe una fórmula mágica para conseguir ganar el festival, pero muchos expertos aconsejan que la canción sea el elemento central sobre el que debe de girar la candidatura, algo que deberían de probar en Eurovisión. En los últimos dos años se ha visto cómo a los concursantes de «OT» se les asignaba una canción de una batería importante de posibilidades. Sin embargo, de haber apostado por una única canción, puede que hubiera sido posible encontrar un mejor puesto, no por no hablar de la necesaria promoción del tema en el extranjero antes del certámen.

Esta noticia llega a la vez que la BBC ha anunciado también el giro de sistema de elección. Siguiendo los pasos de RTVE, también va a designar de forma interna a su representante. Lo que les ha llevado a tomar esta decisión fue el último puesto obtenido en Tel Aviv este mismo año.

La selección interna, aunque en ocasiones polémica, ha conseguido obtener buenos resultados en el extranjero. Ejemplo de ello ha sido la victoria, este mismo año, de Duncan Laurence, que fue escogido por el ente holandés. También sucedió lo mismo con Conchira Wurst en 2014.

Ahora le toca seguir a RTVE un proceso de selección que, seguramente, estará lleno de polémicas. El sistema interno no contentará a todo el mundo, como ha sucedido en las ocasiones en las que ya se ha realizado. El problema que existe con esto es que, en caso de que se coseche un mal resultado, las críticas irán dirigidas directamente contra el ente público, algo que se habrían evitado en caso de que hubiera sido el público el que hubiera escogido al representante.