Es Noticia

Telecinco ultima «Secretos de Estado»: ¿Es un buen momento para hablar de política en ficción?

Los protagonistas de la nueva serie de Telecinco cuentan por qué apuestan ahora por llevar las cámaras a una ficticia Moncloa

Los protagonsitas de Secretos de Estado TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La ficción española –con excepciones como «Crematorio», la histórica «Cuéntame» y de forma tangencial «La embajada»– siempre ha pasado de puntillas por las conspiraciones políticas. Sin embargo, estos días, mientras la realidad parece escribir un guión insuperable, Telecinco ultima el rodaje de «Secretos de Estado», una serie creada por Frank Ariza que cuenta la historia del ficticio presidente español Alberto Guzmán (Emmanuel Esparza), un hombre con una imagen pública impecable que comienza a resquebrajarse cuando una tentativa de atentado airea sus trapos sucios.

«No es “House of Cards”. La americana tiene un presupuesto desmesurado y libertad absoluta para hablar de lo que quieran, porque están en una plataforma», afirma Esparza, que ha buscado dar a su personaje el carisma de líderes como Suárez y Kennedy. «Nosotros no hablamos de la realidad. Esto es ficción, y funciona porque seguimos los parámetros de la televisión americana, que presenta a políticos que van un poco más allá. No era normal que aquí solo hablásemos de personajes históricos», puntualiza el actor. «Las referencias a la realidad son metáforas. Sí hay cierta crítica a lo que hemos visto en los últimos años en la política nacional y mundial, pero nuestro objetivo es entretener; usar una atmósfera real para hablar de la vida de estos personajes», añade. Para ello, han recreado la Moncloa en el Palacio Villalís, una imponente mansión en La Moraleja (Madrid), propiedad de un antiguo periodista.

Miryam Gallego, que da vida a la primera dama Ana Chantalle, reconoce que le enganchó el tono «punky, heavy y arriesgado» de los tres primeros capítulos, que «no maquillan la política», sino que muestran «las cloacas, la trastienda del poder». Después, en su opinión, la serie de trece episodios gira hacia unas tramas amorosas que no le interesan tanto. «Como sociedad estamos preparados para estas series», admite la actriz, que reconoce que siente «rechazo» hacia el clima actual. «No hay ningún político que esté a la altura de crearle un personaje», reconoce su compañero José Luis García-Pérez, que da vida al mentor de Guzmán. «Me parece más interesante ver en ellos lo que genera el poder que lo que vivimos todos los días», insiste.

Aunque empatizar con los dirigentes no ha sido fácil, sí lo ha sido ponerse en el lugar de los periodistas. O eso defiende Michelle Calvó, jefa de prensa en la serie. «Ahora pienso, ¿qué información nos llega? Se necesitan series así que nos lleven a hacernos preguntas para realizar pequeños cambios», reconoce. «Va a sorprender», afirma Jesús Castro, que da vida al jefe de seguridad. «Yo bastante tengo con mi vida, cada uno a su parcela. ¿Quieres que te despotrique?», bromea el gaditano, cauteloso al hablar de política.