Es Noticia

«La favorita», duelo por el poder y el amor en la cama de la última reina de los Estuardo

Yorgos Lanthimos reúne en su película más accesible a un trío estelar de actrices: Emma Stone, Rachel Weisz y Olivia Colman

Así fue la gala de los premios Oscar 2019

Escena de La favorita, con Emma Stone
Escena de La favorita, con Emma Stone
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Se estrena una de las películas del año, «La favorita», una aproximación casi «punk» a las relaciones de poder en el trono de Inglaterra que ha enamorado a los críticos de Estados Unidos. Tras las cámaras está Yorgos Lanthimos, un verdadero provocador que ensaya nuevas piruetas, enfoques y perspectivas en cada plano del palacio de la reina Ana de Gran Bretaña. Un relato donde se narra la historia fabulada de la última monarca Estuardo entre 1702 y 1714. Lo de menos, en realidad, es lo que pasa fuera de palacio, donde la guerra hace estragos en la vida de los soldados y en la moral del pueblo. Lo importante pasa en la alcoba, al lado de la reina, donde siempre esta Sarah Churchill (Rachel Weisz), su carismática amiga y confidente desde la infancia. La reina hizo todo lo posible para que Sarah y su marido, un héroe de la guerra de Blenheim, fueran nombrados duques de Marlborough. Así, Lady Sarah ascendió hasta convertirse en la encargada de las finanzas del trono.

Todo parecía fluir como la reina y Sarah querían: el duque liderando batallones en el frente y ellas dominando la corte a su antojo. Hasta que, como siempre suele pasar, todo estalla por donde menos lo esperan. En el palacio aparece Abigail (Emma Stone), una nueva sirvienta con un pasado traumático y un poco de sangre azul recorriendo sus venas. Arribista contumaz, pronto se hace consejera de Lady Sarah y, a partir de ahí, todo explota. Yorgos Lanthimos, tan radical con la cámara como turbio con el guion, encuentra en esa tensión el punto clave de «La favorita». «La acción se centra en los juegos femeninos de poder de estas tres mujeres», explica a ABC el cineasta. Tres mujeres entre las que fabula algo más que una amistad. «Entre ambas había algo indudablemente romántico. Lo demuestran las cartas que se escribieron», advierte la actriz Olivia Colman, que da vida a la reina, un papel por el que ganó el Globo de Oro. «No hemos tratado de hacer un documental histórico», defiende.

Duelo de «reinas»

No hay duda de que Olivia Colman, Emma Stone y Rachel Weisz caminan con paso firme al Oscar. «Este filme es importante en muchos aspectos, lo último en lo que pensamos nosotras es en los premios», responde con humildad Colman.

Tan brillante como los Oscar eran los privilegios a los que tenía acceso la reina y su séquito. Los hombres de su entorno son elementos de decoración, pero ellas no. «Es un trío amoroso que se va repartiendo el poder. Hubo escenas, como cuando Emma tiene que poner su mano bajo mi vestido, que fueron complicadas de filmar. Las dos estábamos muy nerviosas, así que decidí ponerme una esponja húmeda entre las piernas. Emma se quedó alucinada. Nos reímos muchísimo. Lo que no me costó fue besar a Rachel Weisz», bromea Colman, a quien muy pronto veremos interpretando a Isabel II en la serie de Netflix «The Crown». «Son personajes que no se parecen en nada a mí, pero como actriz estoy obligada a encontrar un terreno común para poder interpretarlos», admite la triunfadora de los Globos de Oro.

«La favorita», al final, trata temas como la ambición o el poder. Ideas que siguen estando presentes hoy día: «Por alguna razón seguimos interesados en los mismos temas. Claro que se pueden trazar paralelismos entre la corte de Ana y lo que sucede hoy, pero quiero que la película se entienda por sí misma, no como una lección de historia. Quiero que cada uno la acepte desde su propia perspectiva», termina el director.