Voxecita

A Podemos, desde hace mucho tiempo, se le llama Pudimos. A Vox, desde hoy, lo llamaré Voxecita.

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Para ponderar en su justa medida el valor del pacto suscrito por los peperos y los pipiolos de Vox no hay más que reparar en la condescendencia socarrona de Maroto:

-Hemos dejado el caballo y la Reconquista para el debate de café.

He aquí el más brillante y malévolo resumen de este nuevo «parto de los montes», que los medios sistémicos, «infundiendo pavor a los mortales», nos hicieron creer que alumbraría «los abortos más fatales». Pero aquellas negociaciones finalmente parieron un ratoncillo que los naranjitos se han apresurado a tildar despectivamente (y con razón) de «papel mojado»; y que los peperos justifican ante los amigos y entre burlas hirientes como la pantomima que se hace en honor de un hijo

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada