Monstruos

Estamos donde hace un siglo, pero hoy al «monstruo de Horacio» lo llaman «gobierno Frankenstein»

Ignacio Ruiz-Quintano
Actualizado:

EL sanchipancismo que nos sobrevuela sólo consiste en lo que Steiner llama «fascismo de la vulgaridad». ¿Qué es, aquí, fascismo? En la primavera del 44, Bertrand Russell, que andaba en América como Cabeza de Vaca, a la aventura, quiso regresar a Inglaterra, pero no había pasajes y recurrió a la Embajada. Dijo: «Admitirán ustedes que ésta es una guerra contra el fascismo.» «Sí», le contestaron. «Y admitirán también que, en esencia, el fascismo es la subordinación del poder legislativo al ejecutivo». «Sí». Él prosiguió: «Pues bien, yo soy el poder legislativo, y ustedes, el ejecutivo. Así que, si me retienen lejos de mis funciones legislativas un solo día más de lo necesario, son ustedes unos fascistas.» Y le firmaron un

Ignacio Ruiz-QuintanoIgnacio Ruiz-QuintanoArticulista de OpiniónIgnacio Ruiz-Quintano