CASTILLA-LA MANCHA

Lince ibérico: capturar a los conejos que dañan cultivos para liberarlos en el monte

Agricultores y cazadores están cada vez más concienciados sobre el beneficioso papel regulador que juega la especie en el ecosistema, y trabajan con la Administración en la mejora de su hábitat

RUTH PILAR ESPINOSA
Actualizado:
1234
  1. Ya no está «En Peligro Crítico»

    Ejemplar de lince ibérico. Hembra de nombre «Lava» - FOMECAM | IBERLINCE

    A partir de este mes y hasta mayo, se van a liberar en Castilla-La Mancha 16 ejemplares de lince ibérico. En concreto, ocho en Sierra Morena, en la provincia de Ciudad Real, y el resto en los Montes de Toledo. Son dos áreas «fundamentales» donde el amenazado felino encontrará el hábitat «adecuado» gracias a la presencia del conejo de monte, ha anunciado recientemente el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

    La cifra supone el 40% del total de linces que se liberarán en las zonas de reintroducción que contempla el Life+ Iberlince «Recuperación de la distribución histórica del Lince ibérico (Lynx pardinus) en España y Portugal». La comisión de seguimiento del programa acordó en noviembre del año pasado la suelta de ocho ejemplares en cada una de estas demarcaciones: Vale do Guadiana, Mértola (ambas en Portugal); Valle de Matachel (Badajoz); Montes de Toledo (Toledo); Sierra Morena Oriental (Ciudad Real); Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén).

    Se han firmado veinte acuerdos de custodia del territorio: 32.000 hectáreas

    Reproducción en estado silvestre

    El consejero de Agricultura considera, asimismo, que el Life+ Iberlince ha sido un «éxito» en Castilla-La Mancha, ya que la especie se reprodujo en estado silvestre en 2016. Nacieron 19 cachorros: cinco en la provincia de Ciudad Real y 14 en los Montes de Toledo. De ellos, han salido adelante 15: «Una gran cifra teniendo en cuenta que lo normal es una supervivencia del 50%», subraya Juan Francisco Ruiz Alba, coordinador del proyecto en Castilla-La Mancha. En la comunidad se contabilizan unos 40 individuos.

    Martínez también ha defendido el Life+ Iberlince desde el punto de vista de la educación ambiental, señalando la implicación de los colegios situados en el área de reintroducción: «Los chavales aprenden desde pequeñitos la importancia de compartir esta tierra con una especie tan emblemática y que todo el mundo identifica, como es el lince ibérico, que ya no está en peligro crítico de extinción gracias a este programa».

    Se sigue de forma exhaustiva a los linces mediante tecnología GPS-GSM y radiofrecuencia
  2. Captura de conejos

    El 29 de diciembre de 2016 comenzaron en Pedro Muñoz (Ciudad Real) las primeras extracciones de conejos dentro del término municipal para su posterior liberación en el área de reintroducción del lince que existe en dicha provincia; situado, concretamente, en Sierra Morena oriental. Iberlince estima que se reparten este territorio entre 15 y 17 individuos. Todos ellos son ejemplares reintroducidos desde julio de 2014, confirma Juan Francisco Ruiz Alba, coordinador del proyecto Life+ en Castilla-La Mancha.

    Hasta la fecha se han capturado más de 250 conejos. La actividad, que de momento solo se prueba en Pedro Muñoz, se prolongará durante buena parte de 2017; «siempre en funciones de las necesidades del programa y de forma consensuada con la sociedad de cazadores y los agricultores de Pedro Muñoz», matiza Ruiz.

    En las tareas de captura y liberación de conejos participan en torno a ocho personas, la mayoría de ellos proceden de Fomecam, empresa especializada en la ejecución de trabajos vinculados a la ingeniería ambiental en la localidad de Ciudad Real, y otras dos personas contratadas por el ayuntamiento de Pedro Muñoz dentro del «Programa Garantía +55» del Gobierno de Castilla-La Mancha, para fomentar la empleabilidad de mayores de cincuenta y cinco años.

    Alimento y refugio

    Los conejos dañan los cereales, olivares y viñedos de Pedro Muñoz, donde existe una superpoblación que, «en algunos picos puntuales, se ha considerado plaga desde la Consejería», aclara Ruiz. «Un problema que venimos sufriendo los últimos años», corrobora el alcalde de la localidad, José Juan Fernández.

    Por el contrario, en los últimos tiempos el conejo de monte se ha convertido en una especie «rara», cuando antaño era «muy abundante». El declive guarda relación con la aparición de la mixomatoxis (años 50 del siglo pasado) y la enfermedad hemorráfica vírica (década de los 90), de la que en 2012 se detectó una nueva y virulenta variante, apunta Ruiz. Los cambios en el uso del suelo en ciertas áreas, así como el aumento de las especies de caza mayor y la alta presión ejercida por los depredadores también han contribuido a agravar su situación.

    «Una óptima combinación de refugio y alimento propicia que el conejo de monte pueda hacer frente con mayores garantías a las enfermedades y a una carga excesiva de depredación», explica Ruiz. Por ello, Fomecan realiza siembras, fertilizaciones, acondiciona puntos de agua o construye majanos con materiales resistentes al paso del tiempo, por ejemplo, entre otras medidas.

    Agricultores y cazadores

    El Ayuntamiento de Pedro Muñoz, el Club Deportivo de Cazadores «San Huberto», los agentes medioambientales de Castilla-La Mancha, la Sociedad Agrícola de Transformación (SAT) Coloman, la SAT Ronda, el Grupo Cervantino, la Cooperativa San Isidro y la Sección de Vida Silvestre de la Dirección Provincial de Ciudad Real de la Consejería de Agricultural, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha participan en la iniciativa, que se sufraga con la dotación económica que dispone Castilla-La Mancha para implementar el Life+ Iberlince: 2,4 millones de euros.

    «En buena parte de los municipios de las zonas de reintroducción del lince en Castilla-La Mancha la agricultura y la caza son sus grandes pilares económicos, junto a la ganadería», señala Ruiz. Sin embargo, «después de más de tres años desde el comienzo del proyecto la percepción sobre la llegada del lince a Castilla-La Mancha ha cambiado; entienden que estos felinos no limitan sus actividades normales en sus comarcas», asegura Ruiz.

    Los agricultores, de hecho, agradecen que los linces mantengan las poblaciones de conejo en niveles bajos. Y los cazadores también se benefician de su presencia, dado que «en las zonas de monte donde la caza menor y, en especial las poblaciones de conejo, están bajo una presión muy alta de depredación, el lince controla la abundancia de depredadores generalistas como el zorro y el meloncillo, que en ocasiones provocan un desiquilibrio del ecosistema, afectando, a su vez, a especies cinegéticas muy apreciadas», como la perdiz, concluye Ruiz.

  3. El lince en el cole

    Miguel Ángel, secretario del CEIP Nuestra Señora de la Blanca, en Pulgar, recuerda cómo en abril del año pasado sus alumnos de quinto de primaria, durante la semana cultural del centro, se juntaron con sus compañeros de sexto y cuarto de primaria para conocer de primera mano, a través de las pizarras interactivas que emplean habitualmente, las amenazas a las que se enfrenta el lince; entre las que destaca la «reducción de su hábitat» o que es «víctima de cebos envenenados y trampas destinadas a otros animales» dispuestos en el medio natural, comenta Miguel Ángel. Miembros del equipo educativo Vivero Taxus, del Servicio de Agricultura y Medio Ambiente de la Diputación de Toledo, emplearon gráficos, dibujos e imágenes para concienciar a los jóvenes sobre la necesidad de respetar y asegurar la conservación de este animal, cuya apariencia, biología y etología, por ejemplo, plasmaron en murales.

    En 2016 la Diputación de Toledo colaboró con el proyecto Life+ Iberlince mediante las jornadas de educación ambiental «El lince en el cole», estimulando la imaginación de los más pequeños con maquetas, talleres manipulativos con huellas o cuentos.

    Unos 1.400 escolares se beneficiaron de estas actividades destinadas a alumnos desde Educación Infantil hasta Sexto de Primaria de distintos centros educativos de San Pablo de los Montes, Pulgar, Mazarambroz, Cuerva, Menasalbas, Ventas con Peña Aguilera, Gálvez y Navahermosa.

  4. Puntos de información

    Castilla-La Mancha cuenta con más de una decena de puntos de información sobre el lince ibérico. Uno de los últimos se ha instalado en el Bar-Restaurante STOP de Mararambroz (Toledo), un establecimiento, que, por su ubicación, supone un lugar de paso muy frecuentado tanto por los locales como por quienes deciden hacer un alto en el camino mientras se desplazan por la comarca de los Montes de Toledo.

    Emilio Ungría, uno de sus responsables, comenta que él aún no ha visto linces, pero sabe que el Life+ Iberlince está reintroduciendo a la especie en dos fincas próximas a su establecimiento, y recuerda como «antes se decía que había ejemplares en los Montes de Toledo». Y, por eso, está encantado de colaborar con el proyecto: «Tenemos tablones y folletos y hablamos con los clientes que nos preguntan por ellos».

    Además de en Mararambroz, hay puntos de información en los municipios de Menasalbas, San Pablo de los Montes, Pulgar y Ventas con Peña Aguilera, en la provincia de Toledo; y en Almuradiel, El Viso del Marqués, San Lorenzo de Calatrava, Castellar de Santiago, Villamanrique y Fuencaliente, en la provincia de Ciudad Real.

    Uno de los objetivos principales de los puntos de información sobre el lince ibérico consiste en conectar a la ciudadanía con la amenazada especie, para que se interese por seguir la evolución del proyecto, aclara Juan Francisco Ruiz Alba, coordinador del Life+ en Castilla-La Mancha.

    Los puntos de información están, también, especialmente pensados para aquellos que no disponen de acceso habitual a internet, añade el técnico de Fomecam, empresa especializada en la ejecución de trabajos vinculados a la ingeniería ambiental en la localidad de Ciudad Real.