Su informe se presentará en la próxima Cumbre sobre el Clima del 23 de septiembre
Su informe se presentará en la próxima Cumbre sobre el Clima del 23 de septiembre - AGENCIAS
INFORME

Reducir los riesgos del cambio climático y seguir creciendo económicamente es posible

La Comisión Global sobre la Economía y el Clima considera que los países, con indenpendencia de su renta, pueden conjugar desarrollo y sostenibilidad si toman las medidas adecuadas en los próximos 15 años

Actualizado:

La sede de las Naciones Unidas en Nueva York (Estados Unidos) acogerá el próximo martes la Cumbre sobre el Clima 2014: «Una acción catalizadora».

Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, ha invitado a los dirigentes de los gobiernos, a las instituciones financieras, a las empresas y a la sociedad civil a participar en la cita. Les ha pedido, además, que acudan a la Cumbre sobre el Clima con anuncios y medidas destinados a reducir las emisiones, a reforzar la resiliencia al cambio climático y a movilizar la voluntad política para llegar a un acuerdo jurídico significativo en 2015.

En 2015, París acogerá la importante Cumbre sobre el Clima, ya que de ella se espera que surja un acuerdo mundial vinculante sobre la materia.

Durante el encuentro, la Comisión Global sobre la Economía y el Clima presentará su último informe, del que ya se conoce un resumen.

La conclusión de los autores es sencilla: los países (con independencia de su renta) pueden prolongar en el tiempo su crecimiento económico y, al mismo tiempo, reducir los inmensos riesgos que supone el fenómeno del cambio climático.

Los próximos 15 años pueden ser críticos si la economía global no experimenta una profunda transformación estructural. La población seguirá aumentando. Y se calcula que 90 billones de dólares se invertirán a lo largo y ancho del planeta en la construcción de infraestructuras, en la transformación de las tierras de cultivo o en la implementación de distintos sistemas de energía. Cómo se gestionen tales cambios determinará los patrones de crecimiento, productividad y bienestar futuros. Si no se pone cuidado, el objetivo de no incrementar la temperatura de la Tierra en más de dos grados centígrados será imposible de cumplir. Ya hay, de hecho, estudios que vaticinan que la temperatura podría subir por encima de los cuatro grados centígrados a finales de siglo, provocando irreversibles impactos.

La Comisión Global sobre la Economía y el Clima apuesta por orquestar planes de desarrollo urbanístico más compactos y conectados que pivoten sobre un funcional sistema de transporte público. Asimismo, aseguran que solo con restaurar el 12% de las tierras agrícolas en desuso o degradadas (500 millones de hectáreas) se podría alimentar a 200 millones de personas más en 2030. Y consideran valiosísimo que se apueste por las renovables, sobre todo por la eólica y solar, y por su descentralización, de modo que un millar más de personas sin acceso a la electricidad puedan llenar de luz sus vidas.

Otras recomendaciones que hacen guardan relación con los subsidios (piden que se den por concluidas las ayudas destinadas a los combustibles fósiles), la innovación (solicitan que se destine más dinero a la búsqueda de tecnologías eficientes y no contaminantes) y la deforestación (demandan que se evite la tala masiva de los bosques para 2030).