Trucos para ahorrar al poner el aire acondicionado del coche

Poner el ventilador «a tope» no es la mejor solución para enfriar el vehículo con rapidez

MADRIDActualizado:

El verano se acerca poco a poco, y pese a los «vaivenes» de las temperaturas registradas en las últimas semanas, con subidas importantes seguidas de descensos bruscos de los termómetros, cada vez se hace más necesario el accionamiento del aire acondicionado para viajar en coche.

Hace unos pocos años se consideraba un «extra» de lujo, pero a día de hoy se ha convertido en un elemento imprescindible. Es cierto que tanto el aire acondicionado como el climatizador automático necesitan que el motor realice un esfuerzo superior, el necesario para que funcione un compresor. Y este esfuerzo «extra» supone también un mayor consumo. Este «sobreesfuerzo» supone una media de un 6% más en el gasto de combustible, aunque esta cifra se puede reducir al 2 o 4 % si disponemos de un climatizador automático. Unas cifras estimativas, ya que también dependerá de cual sea nuestro vehículo, su antigüedad, y nuestra forma de conducir.

Para que el consumo de combustible sea el menor posible lo mejor es que este aire acondicionado mantenga una temperatura en nuestro coche entre los 20 y 23 grados, ya que si nuestra «necesidad de frío» nos hace poner el termómetro más cerca de los 17 grados, el aumento de consumo puede llegar a ser hasta el 20 por ciento.

En teoría circular con las ventanillas abiertas hará que el consumo del coche sea menor. Pero solo en teoría y bajo determinadas circunstancias: Si circulamos por debajo de los 70 Km/h. Esto es debido a que con las ventanillas abiertas la resistencia al aire de nuestro coche hace que consumamos más energía. El vehículo es más aerodinámico con las ventanillas cerradas que con ellas abiertas. A más de 70 Km por hora, el aumento de consumo puede ser ligeramente inferior o similar al de llevar el aire acondicionado conectado. Además, las ventanillas abiertas no refrescan el interior del vehículo tanto como el aire acondicionado, por lo que este sistema de ventilación no es el más eficiente ni el más efectivo.

Tras llegar a la conclusión de que es mejor el aire acondicionado que bajar las ventanillas, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones gracias a las gual podremos hacer que su uso sea lo más eficiente posible, consiguiendo bajar la temperatura del coche con el menor consumo posible.

Desde Confortauto nos recomiendan en ocho sencillos pasos cómo utilizar el aire acondicionado o el climatizador del coche de forma efectiva y segura, ya que el calor produce somnolencia y puede ser peligroso y cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado:

1. Si utilizas con relativa frecuencia el equipamiento del vehículo, en este caso el aire acondicionado, garantizarás que cuando llegue el momento de conectarlo, funcionará correctamente. Por ello, durante las épocas de menos calor, no olvides comprobar su estado.

2. Antes de poner en marcha tu coche, debes tener siempre en cuenta que cuanto más haya que bajar su temperatura interior, más energía se necesitará y, por tanto, más combustible. Lo más recomendable es intentar disminuirla de forma manual. Un sencillo truco es bajar la ventanilla de la parte trasera opuesta al conductor y abrir y cerrar la puerta del conductor varias veces, así la temperatura interior descenderá hasta diez grados de forma rápida.

3. No utilices el aire acondicionado con el motor apagado, ya que no solo no enfriarás tu coche si no que además realizarás un gasto innecesario. El aire acondicionado enfría mucho mejor mientras estás conduciendo y, cuanto más rápido gire el motor, también lo hará el compresor del aire acondicionado permitiendo que el sistema refrigere de manera más efectiva.

4. Si abres ligeramente las ventanillas durante los primeros minutos de tu viaje expulsarás más rápido el aire caliente del habitáculo.

5. Cuando hayas alcanzado la temperatura deseada, activa la entrada de aire exterior en tu climatizador para reducir el consumo.

6. Es muy importante que mantengas una temperatura "moderada y razonable" en el interior del vehículo, que debe estar entre los 21 y los 23. Si la reduces por debajo este intervalo puede suponer un incremento del 30% en el consumo de combustible.

7. Conducir con las ventanillas bajadas afecta directamente a la aerodinámica del coche, reduciéndola y aumentando el consumo de combustible. Pero mientras no superes los 80 km/h, este aumento es imperceptible, por lo que, si las circunstancias lo permiten, se recomienda circular de forma urbana con las ventanillas bajadas para ahorrar. En cambio, cuando el vehículo supera los 110 km/h la mejor opción es conectar el aire acondicionado ya que ahorrarás aproximadamente, 0,3 litros cada 100 kilómetros.

8. No olvides limpiar el filtro del aire y reemplazarlo cuando se recomienda, porque un filtro de aire en mal estado interferirá con el correcto enfriamiento del vehículo. Además, necesitará un mayor consumo de combustible para conseguir el mismo resultado que uno limpio ya que la suciedad obstruye la salida de aire.

Lo importante es encontrar el nivel de temperatura y humedad adecuado para conducir cómodos sin disparar su consumo y ser más ecológicos.