VERANO

Aire acondicionado o abrir ventanillas: ¿Cual es la mejor opción para viajar?

Dependiendo de la velocidad del coche podemos conseguir una máxima refrigeración y un menor consumo

MADRIDActualizado:

El aire acondicionado o el climatizador son ya elementos que prácticamente vienen incorporados de serie en todos los vehículos nuevos. Pero con la llegada del calor, todavía son muchas personas las que dudan de si su utilización es más o menos eficiente a la hora de lograr una buena temperatura en el coche pero sins acrificar el consumo.

Es cierto que tanto el aire acondicionado como el climatizador automático necesitan que el motor realice un esfuerzo superior, el necesario para que funcione un compresor. Y este esfuerzo «extra» supone también un mayor consumo.

Para comprobarlo podemos hacer una simple prueba, circulando a una velocidad constante por una carretera llana con el aire acondicionado conectado, y ponerlo en marcha. Enseguida notaremos un pequeño «tirón» y será necesario que pisemos un poco más el acelerador para mantener la misma velocidad.

Este «sobreesfuerzo» supone una media de un 6% más en el gasto de combustible, aunque esta cifra se puede reducir al 2 o 4 % si disponemos de un climatizador automático. Unas cifras estimativas, ya que también dependerá de cual sea nuestro vehículo, su antigüedad, y nuestra forma de conducir.

Para que el consumo de combustible sea el menor posible lo mejor es que este aire acondicionado mantenga una temperatura en nuestro coche entre los 20 y 23 grados, ya que si nuestra «necesidad de frío» nos hace poner el termómetro más cerca de los 17 grados, el aumento de consumo puede llegar a ser hasta el 20 por ciento.

Analizado el primer factor, no hay que olvidar que el aire acondicionado hace que viajemos con un mayor nivel de confort, lo que redunda también en una mayor seguridad. Una temperatura elevada en el interior de nuestro coche puede además provocar somnolencia y hacer que aumente el riesgo de tener un accidente. Según algunos estudios, un conductor que viaje con una temperatura de unos 35ºC tiene unos reflejos similares a los que tendría tras haber bebido un par de cervezas.

En teoría circular con las ventanillas abiertas hará que el consumo del coche sea menor. Pero solo en teoría y bajo determinadas circunstancias: Si circulamos por debajo de los 70 Km/h. Esto es debido a que con las ventanillas abiertas la resistencia al aire de nuestro coche hace que consumamos más energía. El vehículo es más aerodinámico con las ventanillas cerradas que con ellas abiertas. A más de 70 Km por hora, el aumento de consumo puede ser ligeramente inferior o similar al de llevar el aire acondicionado conectado.

Una buena puesta a punto del sistema de climatización va a garantizar su eficiencia y un menor consumo de carburante. Lo recomendable es revisarlo una vez al año, antes del verano. Pero además, tendremos que prestar atención a posibles averías si notamos que la temperatura interior del coche no desciende en poco tiempo, lo que podría deberse a un problema con el nivel del líquido de la botella deshidratante, a suciedad en el filtro del habitáculo o al bloqueo de alguno de los sistemas.

También hay que realizar una revisión si produce olor desagradable, lo que estaría relacionado con la presencia de humedad en los conductos de aireación. Si notamos poco caudal de aire lo más normal es que el filtro esté obstruido. Y además, de forma periódica, hay que recargar el circuito de gas, necesario para producir aire fío.

Aparte de las posibles averías del sistema, una recomendación para enfriar el habitáculo lo antes posible y por lo tanto no tener que utilizar tanto tiempo o con demasiada potencia el sistema de climatización es, durante los dias de verano más calurosos, bajar las ventanillas del coche antes de conectar el aire acondicionado . De este modo la temperatura del habitáculo no será tan elevada. Al dejar el coche al sol, la temperatura interior es superior a la exterior . Al conectar el aire en esas condiciones haremos que el sistema de refrigeración trabaje a su máximo rendimiento y se deteriore más.

Además, recuerda que Lo ideal es que el aire acondicionado funcione a una temperatura entre 22 y 23 grados. Una temperatura inferior durante un largo periodo de tiempo puede incrementar el consumo de combustible hasta un 20 por ciento.