Fotografía de las Torres Kio, también conocidas como Torres Puerta de Europa, durante los noventa
Fotografía de las Torres Kio, también conocidas como Torres Puerta de Europa, durante los noventa - Alejandro Carra
curiosidades de madrid

¿Sabías que las Torres Kio de Madrid fueron los primeros rascacielos inclinados del mundo?

Pese a que suele creerse que ese título le corresponde a la Torre de Pisa, la realidad es que su inclinación no fue intencionada

Actualizado:

Que las Torres Kio, también conocidas como Torres Puerta de Europa, son unos de los emblemas de Madrid no es una sorpresa. Tampoco que fueron edificadas entre 1989 y 1996. Sin embargo, es posible que ignores un dato relevante que pasa, con frecuencia, desapercibido: su construcción en la capital supuso un hecho sin precedentes al convertirse en los primeros rascacielos inclinados del mundo.

Nada más lejos de la realidad, la Torre de Pisa, cuya construcción conllevó dos siglos, no compite con las torres españolas. Fundamentalmente, porque su inclinación responde a la inestabilidad extrema del terreno, que empezó a ceder al arrancar el trabajo de construcción (en 1173). Por tanto, su inclinación, -varios arquitectos intentaron enderezarla sin éxito-, no fue intencionada.

Construcción

Las gemelas más famosas de la capital empezaron a construirse en 1989, pero no fue hasta 1996 cuando se inauguraron por motivos económicos. Una de sus peculiaridades es que sus ascensores no llegan hasta la última planta a causa, precisamente, de su inclinación, de 15 grados, -otro de sus rasgos característicos-, lo que provoca que cada planta presente una distribución diferente.

Deben su nombre a la empresa Kuwait Investments Office (KIO)

Tiene 115 metros de altura, 27 plantas y los materiales empleados para su construcción fueron el cristal, el metal y el granito. El nombre de Torres Kio no se debe a su autor, a cargo de Torres Philip Cortelyou Johnson y John Henry Burgee, sino que corresponde a la empresa Kuwait Investments Office (KIO), que promovió en gran medida su construcción.

Su secreto para aguantar de pie con tal inclinación está en que la mayor parte de su peso se sitúa sobre un eje central de acero, mientras que la parte más inclinada de las torres goza de más ligereza. Otras maravillas arquitectónicas inclinadas son el Templo de Huma (India), la Torre de Bad Frankenhausen o la Torre Suurhusen (Alemania), el Big Ben (Inglaterra), las Torres Asinelli y la Garisenda (Italia) o la Torre Capital Gate (Abu Dhabi), entre otras.