Lugar donde se va a ubicar el monumento a Blas de Lezo, y que ha sido reforzado para el anclaje de la escultura
Lugar donde se va a ubicar el monumento a Blas de Lezo, y que ha sido reforzado para el anclaje de la escultura - ernesto agudo

El monumento a Blas de Lezo se inaugura el 15 de noviembre

Ya está terminado y listo para instalarse en Colón, donde quieren que los Reyes presidan el acto

Actualizado:

El monumento a Blas de Lezo ya está listo. La tremenda generosidad popular, especialmente de colectivos relacionados con la Marina, ha impulsado este proyecto que se inaugurará el 15 de noviembre. Los Reyes de España, que han sido contactados para que presidan su inauguración.

La plaza de Colón tiene ya habilitado un espacio semicircular en la esquina entre las calles de Serrano y Jorge Juan, donde convertirse en un nuevo referente de Madrid. El emplazamiento está frente a la gran bandera de España que ondea en esa plaza, y muy cerca del ancla que homenajea a otro marino ilustre, Jorge Juan, jefe de la Escuadra de la Real Armada.

De entre todos los proyectos presentados, fue el de Salvador Amaya el elegido por la Asamblea de Socios (unas 140 personas) de la Asociación pro Monumento a Blas de Lezo para rendir homenaje a este gran marino, injustamente olvidado por la historia. Esta asociación cuenta con un grupo de trabajo que cuenta con expertos como Fernando Marías (de la Real Academia de la Historia), Antonio Fernández Alba (de la Real Academia Española), Julio López Hernández (de la Real Academia de Bellas Artes), Alfredo Alvar (presidente del Instituto de Estudios Madrileños), Tomás Poveda (director de la Casa de América), Luis del Rivero y Francisco Javier Romero (en nombre del Jefe del Estado Mayor de la Armada), entre otros, además del presidente de la Asociación pro Monumento, Íñigo Paredes Camuñas.

38.000 kilos

Este último explicó a ABC que el monumento está actualmente en la fundición, ya terminado y patinado. Pesa 38.000 kilos, y por eso ha hecho falta preparar un anclaje en el suelo sobre el que se instalará. Que está en una pequeña plazoleta en la plaza de Colón, un espacio con bancos donde sentarse a contemplar la escultura.

Tanto la iniciativa del monumento como la inversión que ha sido necesaria para llevarlo adelante han surgido de forma popular: centenares de donantes anónimos han contribuido, algunas empresas y colectivos con cantidades muy importantes, señala Paredes.

Aportaciones de marinos

Destacan, por ejemplo, las aportaciones de la Promoción 396 CG/126 IM de la Escuela Naval Militar, asociaciones de veteranos de Infantería de Marina, y el Grupo de Acción Naval 2 de la Armada Española, de la base de Rota, que es otro de los benefactores del Monumento, al que «han contribuido con aportaciones marinos de todas las graduaciones». Ha sido, insiste, «netamente popular, no se ha puesto ni un euro de dinero público».

La historia del almirante Blas de Lezo es tan novelesca como, hasta hace poco, desconocida: nacido en el País Vasco en 1687, su carrera militar empezó con 17 años. En la guerra de Sucesión española, se enroló como guardiamarina y perdió la pierna izquierda en la batalla de Vélez-Málaga, por impacto de una bala de cañón.

Dos años más tarde, en la misma guerra, perdió el ojo al saltarle una esquirla tras un cañonazo. Y a los 26 años, recibió un balazo de mosquete en el antebrazo derecho que le dejó manco. Desde entonces, se le conoció como «Mediohombre».

Nada de ello le frenó cuando tuvo que enfrentarse al ataque de 195 navíos ingleses con apenas 6 barcos, en 1741, en la defensa de Cartagena de Indias. Una batalla humillante para los ingleses que, creyéndose vencedores, llegaron incluso a acuñar monedas conmemorativas, pero que terminaron sufriendo una vergonzosa derrota.