Alberto Ruiz-Gallardón, en el Congreso
Alberto Ruiz-Gallardón, en el Congreso - afp

Ruiz-Gallardón llega al final de la cuenta atrás

El político madrileño parece haber llegado al fin de su carrera de fondo

Actualizado:

«En política a veces se gana y a veces se pierde». La frase, casi premonitoria, la pronunció Alberto Ruiz-Gallardón en enero de 2008. Acababa de perder su enésima carrera, la que le enfrentó a Esperanza Aguirre –una vez más– para ser incluido en las listas del PP al Congreso de los Diputados. No lo consiguió, y se sintió «derrotado». Dijo entonces que abría un paréntesis en su vida para reflexionar sobre un posible abandono de la política.

No era la primera vez que le ocurría, ni –como se ha visto– sería la última. Ruiz-Gallardón se ha sentido, sin duda, de nuevo derrotado en su lucha por sacar adelante la reforma de la Ley del Aborto. Y, lo que es peor, derrotado por los suyos, ninguneado por su presidente, del Gobierno y del partido.

Ruiz-Gallardón siempre ha sido un corredor de fondo. Su carrera hacia la cúspide del poder –donde su ambición y sus capacidades parecían dirigirle– la inició siendo muy joven, de la mano de su padre, con quien llevó a registrar los estatutos de Alianza Popular.

Desde entonces, su vida política ha sido un continuo correr, a veces en zig-zag, hacia un destino que nunca terminaba de definirse y que ha resultado tan incierto como inesperado: tras ser un triunfante y jovencísimo presidente regional que dio la vuelta a la región madrileña, con aspiraciones de comerse literalmente el mundo, pasó a ser –por imperativo de José María Aznar– alcalde de una capital que también transformó por completo, aunque se dejó en el camino una enorme deuda de miles de millones de euros.

De la Alcaldía también salió corriendo, a apenas seis meses de su última victoria –como siempre, por mayoría absoluta–, hacia un ministerio, el de Justicia, más técnico que político, en el que su techo se redujo hasta aplastarle literalmente. Hoy, su carrera de fondo parece finalizar. Sólo el tiempo dirá si es así.