Tino Fernández pone el punto final a 25 años de lendoirismo
Tino Fernández (tercero izquierda), junto a su nuevo equipo - efe
liga adelante

Tino Fernández pone el punto final a 25 años de lendoirismo

El empresario coruñés se hace con la presidencia del club apoyado por una apabullante mayoría de los accionistas

Actualizado:

Una broma recurrente en La Coruña es recordar que muchos de sus habitantes, aquellos que no llegan a los 25 años, vivieron más papas que presidentes del Deportivo. Ayer se puso la primera piedra para enterrar este popular dicho. Los accionistas decidieron en la noche de ayer otorgarle las riendas del club herculino al presidente de la consultora tecnológica Altia, Tino Fernández. El escrutinio final, que se hizo público pasadas las 23.20, reveló que gozó del apoyo del 72,09 % del capital social representado en la Junta de Accionistas.

Con 44 minutos de retraso sobre las ocho de la tarde comenzó la Junta de Accionistas más concurrida de la historia del Deportivo. En ella estuvieron representadas 62.365 acciones, un 47,86% del capital social del club que votaron entre dos opciones de cambio, dos presidenciables que aspiraban a darle el relevo a Augusto César Lendoiro. De un lado estaba Fernández y, del otro, el experto en recursos humanos Manuel López Cascallar, de 35 años. En la tarima, estaba un Lendoiro que afrontaba el último día de un cuarto del siglo de presidencia.

El que, hasta primera hora de ayer, era el tercer candidato, el abogado Germán Rodríguez Conchado, decidió poco antes de la celebración de la Junta retirarse. «La candidatura del señor Fernández supera [en apoyos] ampliamente la suma de los candidatos y los presentes», reconoció el exletrado del Deportivo. Conchado quiso también pedir «disculpas a las personas que se pudiesen sentir agraviadas» por lo dicho a lo largo de la campaña. Tras admitir a ABC que no sumaba más de 2.500 acciones delegadas frente a las cerca de 45.000 que exhibía el empresario , decidió «abatir el estandarte y felicitar lealmente al vencedor».

Estas palabras, procedentes del que denominó al nuevo presidente del Deportivo «celtista de mierda», fueron paradigmáticas del tono de la Junta. Y es que en contraste con la dureza de ciertos momentos de la campaña electoral, en el colegio coruñés Santa María del Mar reinó la concordia. Ambos candidatos alabaron la trayectoria del de Corcubión. Cascallar llegó a calificarlo, sin dudarlo, como «el mejor presidente de la historia del Deportivo». «Muchas gracias por todos estos años: usted ha sido nuestro presidente con nuestro apoyo durante muchos años», ratificó también el presidente de Altia. Estas palabras desencadenaron la primera de las ovaciones de la noche para el presidente saliente.

«Es su noche»

No sería la última vez que Lendoiro tendría enfrente al accionariado en pie. El cerrado aplauso se repitió cuando, antes de la votación para elegir nuevo presidente, aseguró que «Tino nos debe tenernos a todos a su disposición para todo lo que su equipo requiera y necesite» y dijo estar ante una «asamblea para el recuerdo». Después, con la voz quebrada y visiblemente emocionado, anunció que no hablaría más: «Esta es la noche de Tino».

El nuevo Consejo de Administración estará formado (tal y como decidió el 72,39 % de los presentes) por seis miembros del equipo de Fernández, integrado por empresarios y economistas. Su formación es la mejor garantía para el complicado reto que tienen por delante: reflotar económicamente a un Deportivo de La Coruña en la cuerda floja y sin un acuerdo para pagar la deuda con el mayor acreedor del club, la Agencia Tributaria. Lograr éste y el ascenso a Primera División serán los objetivos del nuevo timonel.