¿Chantaje de Turquía a la OTAN?

La cumbre aliada de este fin de semana no mencionará a Irán como amenaza, para evitar el veto turco

MADRID Actualizado:

En unas declaraciones al «Financial Times», el secretario general de la OTAN ha advertido que el documento que será aprobado este fin de semana en la cumbre de la Alianza en Lisboa no hará ninguna mención específica a Irán como «riesgo potencial» para la seguridad de Europa. Durante meses, los documentos de trabajo de la OTAN dirigidos a respaldar el proyecto de creación de un escudo antimisiles —que será aprobado en Lisboa— calificaron siempre la capacidad balística del régimen de Teherán de «nueva amenaza para el bloque aliado».

Washington advertido

Las declaraciones de Rasmussen al «Financial Times» se producen después de que el presidente de Turquía —uno de los 28 países de la Alianza invitados a la cumbre— advirtiera en la BBC que «mencionar a Irán en el documento (del escudo antimisiles) sería un grave error, y no se producirá». Las decisiones en la OTAN deben ser tomadas por consenso, y en consecuencia Ankara tiene poder de veto.

Fuentes de la OTAN mencionadas por el «Wall Street Journal» han señalado que Turquía ha hecho saber a sus socios, y en primer lugar al gobierno norteamericano, que rechazará cualquier mención a Irán en la cumbre de Lisboa. Además, las mismas fuentes filtraron que el gobierno islamista de Ankara está presionando para que el cuartel general del futuro escudo antimisiles se sitúe en territorio turco, y para que el «botón» que lo accione esté en manos del gobierno turco.

Un «eje» que inquieta

La creciente sintonía entre el gobierno islamista moderado de Erdogan y el radical de Ahmadineyad es fuente de preocupación en círculos occidentales de un tiempo a esta parte.

Algunos opinan que es una «estrategia turca», para mostrar su despecho por la política dilatoria de la Unión Europea en su proceso de integración. Pero Ankara está dando pasos en el terreno de los hechos. Bancos turcos están ayudando a los iraníes a sortear las sanciones de la ONU por el programa nuclear. El gobierno turco se ha convertido en el mejor aliado internacional de la cruzada iraní en defensa de su «derecho a tener el arma nuclear». Y en fechas recientes, Erdogan anunció su deseo de que el comercio turco-iraní se triplique en los próximos cinco años.