El primer ministro conservador David Cameron, partidario de la permanencia en la Unión Europea
El primer ministro conservador David Cameron, partidario de la permanencia en la Unión Europea - AFP

Las últimas encuestas dan una ligera ventaja a la permanencia en la Unión Europea

La mayoría de los sondeos otorgan la victoria a los partidarios de no romper con Bruselas

LONDRESActualizado:

Reino Unido celebra este jueves un histórico referéndum que decidirá no solo su continuidad en la Unión Europea, sino el futuro mismo de un proyecto comunitario que podría sufrir cambios imprevisibles si la segunda economía del continente apuesta por adentrarse en una travesía de salida sin retorno y sobre la que no hay precedentes.

La más reciente encuesta de opinión publicada este miércoles por la noche reveló que la campaña a favor de la permanencia («Remain») en la Unión Europea se encuentra a la cabeza respecto a los que quieren salirse del bloque de naciones, con ocho puntos de ventaja. La encuestadora ComRes ha indicado que «Remain» suma 54%, tres puntos arriba respecto al último sondeo, mientras que los partidarios de abandonar la Unión Europea («Leave») cuentan con 46%, tres puntos menos que la anterior consulta. Una segunda encuesta de YouGov ha señalado que «Remain» se encuentra a la cabeza, con apenas dos puntos porcentuales (51%), respecto al «Leave» (49%).

Solo dos encuestas han dado la victoria a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, con porcentajes muy ceñidos. Una encuesta de Opinium otorga una ligera ventaja a la opción de abandonar el bloque comunitario, con un 45% de los votos, comparado con el 44% que reciben los europeístas, con un 9% de indecisos. Por su parte, la última encuesta publicada por la firma TNS ponía a los partidarios del « brexit» por delante, con un 43% del respaldo frente al 41% de los proeuropeos, con una significativa proporción de indecisos, del 16%.

Los indecisos, la clave

Tras semanas de enconada campaña, «Stronger In» (Más Fuertes Dentro) y «Vote Leave» (Vota Abandonar) han aprovechado la última jornada para intentar convencer a los indecisos con las principales armas de las que se han valido para decantar la votación a su favor: la conveniencia económica de continuar y el carácter irreversible del «Brexit» por parte de los defensores de la permanencia; y la recuperación de la soberanía y del control de fronteras con el «Día de la Independencia» prometido por los partidarios del divorcio.

El empate técnico que prácticamente había dominado las encuestas desde que el primer ministro, David Cameron, cerrase en febrero el acuerdo para renovar el estatus británico en Bruselas se ha mantenido hasta el final, si bien la opción de la permanencia ha registrado un cierto repunte tras el salvaje asesinato de la diputada laborista Jo Cox el pasado jueves, un crimen de motivación política que podría haber desequilibrado la balanza.

No obstante, ante lo ajustado de los sondeos, el veredicto dependerá en gran medida de los indecisos y notablemente de la participación. El bando a favor de la Unión Europea es consciente de que una baja concurrencia supone una de sus principales amenazas, por lo que está a expensas de la movilización ciudadana. Será fundamental que quienes habitualmente se implican en las generales, pero no en las europeas, acudan a los colegios este jueves.