Turquía niega haber aceptado una tregua con las fuerzas kurdas en el norte de Siria

La tregua había sido anunciada esta misma tarde y habría llevado la colaboración de la coalición internacional

CORRESPONSAL EN ESTAMBULActualizado:

Las Fuerzas Armadas Turcas han negado haber acordado una tregua con las tropas kurdas del YPG (Unidades de Protección Popular) presentes junto a la localidad de Manbij, en el norte de Siria. Así contradicen informaciones anteriores que apuntaban a un frágil alto el fuego.

Sharfan Darwish, portavoz del Concilio Militar de Manbij, la ciudad que tropas kurdo-sirias liberaron de manos de Daesh hace dos semanas, había asegurado que la tregua «se mantenía». El supuesto alto el fuego también había sido corroborado por el coronel John Thomas del Comando Central de los Estados Unidos: «En las últimas horas hemos recibido confirmación de que las partes involucradas dejarán de dispararse entre ellas y se centrarán en la amenaza de Daesh».

Ankara, sin embargo, asegura que los enfrentamientos con artillería continúan. A través de un comunicado el Ejército anunció ayer que uno de sus tanques en Yarábulus (a unos 30 kilómetros al norte de Manbij) fue alcanzado por un cohete. Tres soldados turcos resultaron heridos. Ya con anterioridad se han producido combates con las milicias kurdas del YPG en la zona. Un soldado turco murió el pasado fin de semana en uno de ellos.

Las tropas turcas y sus aliados del Ejército Libre de Siria —que incluye desde grupos moderados a milicias yihadistas— han sido acusadas de cometer «dos masacres contra civiles» tras expulsar al Daesh de la ciudad fronteriza de Yarábulus. Ankara niega las informaciones del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, una organización que monitoriza el conflicto sirio desde Londres, que asegura que 40 civiles han muerto y 70 han resultado heridos por los ataques turcos.