Stormy Daniels, en el club de striptease de Pompano Beach, Florida
Stormy Daniels, en el club de striptease de Pompano Beach, Florida - Afp

Stormy Daniels pide que Trump y su abogado declaren

El abogado de la estrella del porno busca deponer al presidente de EE.UU. y a Michael Cohen en sede judicial por el contrato para silenciar la relación sexual entre Daniels y Trump

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Lo que todavía no ha conseguido la trama rusa -la batalla legal que ha marcado el primer año de presidencia de Donald Trump- podría obtenerlo una estrella del porno. Michael Avenatti, abogado de la actriz Stormy Daniels, ha presentado una petición ante el juez para interrogar al presidente de EE.UU., Donald Trump, y su abogado, Michael Cohen, en relación a un acuerdo de confidencialidad que Daniels -su verdadero nombre es Stephanie Cliffords- firmó en 2016 con el entonces candidato a la Casa Blanca.

Pocos días antes de las elecciones de noviembre de aquel año, Cohen pagó a Daniels 130.000 dólares para comprar su silencio: la actriz de cine adulto estaba dispuesta a publicitar el romance que mantuvo en 2006 con Trump, entonces casado con Melania Trump, con quien acababa de tener un hijo, Barron.

La historia, de la que ya habló en su día la prensa sensacionalista, volvió a salir a la luz a comienzos de este año, cuando «The Wall Street Journal» reveló ese acuerdo de confidencialidad. Cohen no ha negado el pago, pero nunca lo relacionó con Trump. Tanto el presidente de EE.UU. como sus portavoces han negado que existiera esa relación, a pesar de que Daniels ha dado todos los detalles sobre el asunto en las últimas semanas.

Por ejemplo, este fin de semana dio una larga entrevista en el programa «60 Minutes», de la CBS, donde contó la historia y las amenazas que recibió en su día para que no hablara. Daniels y sus abogados aseguran ahora que el acuerdo de confidencialidad no es válido porque Trump no lo firmó y buscan que la Justicia lo declare nulo.

Inmunidad

Dentro de esos esfuerzos, Avenatti quiere que Trump y Cohen declaren bajo juramento, en una deposición «de no más de dos horas», según su petición, que también incluye la entrega de documentos relacionados con el acuerdo de confidencialidad. Entre las preguntas que Avenatti planteará al presidente de EE.UU., están si Trump conocía el acuerdo y sus detalles, de dónde procedió el pago -hay dudas sobre si viola la normativa de financiación electoral-, cuál fue el papel de Cochen y si consintió que se tratara de silenciar a Daniels para que no se perjudicara su campaña electoral. Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo de EE.UU., originada en un caso de 1997 con Bill Clinton, los presidentes no gozan de inmunidad en casos relativos a demandas civiles.

Avenatti aseguró a la CNN que la petición de deposición no es una estrategia para que Daniels consiga un acuerdo millonario y cerrar el asunto, y aseguró que la intención es que se sepa toda la verdad «al cien por cien».