El regimen cubano excarcelará a más de 2.600 presos por el hacinamiento en sus cárceles

La medida es extraordinaria pues se lleva realizando desde 2016, según la ONG Cuban Prisoners Defenders

La Habana/MadridActualizado:

El régimen cubano anunció ayer que indultará, en las próximas semanas, a más de 2.600 presos. Según las informaciones divulgadas por los medios de prensa oficialistas, este indulto es «en consonancia con la nueva Constitución, que entre sus postulados favorece la reinserción social de las personas privadas de libertad».

Sin embargo, el criterio generalizado coincidió en que las cárceles cubanas están sobrepobladas. Reportes de organizaciones no gubernamentales como el Instituto de Investigación sobre Políticas Criminales (ICPR) habría colocado a Cuba y El Salvador como las naciones de la región con las tasas más altas de hacinamiento en sus cárceles.

Las muertes bajo custodia policial o carcelaria, junto a las golpizas y los pésimos tratos médicos a los reclusos aumentaron en los últimos tres años, y han sido frecuentemente denunciados a través de los medios de prensa independiente en la Isla. Se especula que esta es la razón que ha llevado al régimen a indultar a 2.604 personas que cumplían condenas por delitos no relacionados con asesinatoa, violación, pederastia, homicidio, corrupción de menores, hurto y sacrificio de ganado, así como conductas relacionadas con las drogas o sustracción de combustibles.

«Drenaje carcelario»

Ninguna noticia divulgada respecto al indulto ha hecho mención si este beneficio incluirá a los presos políticos. Un informe de Cuban Prisioners Defenders (CPD) del pasado mes de mayo estimó que son cerca de 4.000 los presos políticos, mientras el régimen ha negado, durante décadas, que en Cuba exista un solo preso político o de conciencia.

Líderes y activistas de organizaciones opositoras en la Isla, como José Daniel Ferrer, Manuel Cuesta Morúa y Claudio Fuentes, comentaron que aún no han tenido acceso a la lista de los indultados para verificar si incluirá o no a prisioneros políticos.

A criterio de Ferrer y varios activistas preguntados, el régimen no incluirá a quienes estén cumpliendo condena por temas políticos, aunque cumplen condenas carcelarias por otros delitos comunes, una de las estrategias que utilizan las autoridades para desacreditar el movimiento opositor en la Isla.

Asimismo, CPD ha desmentido la versión oficial que justifica los indultos relacionándolos con la nueva Constitución. Según la ONG, de la que es presidente Javier Larrondo, el motivo de la excarcelación es la sobrepoblación en las cárceles. «Desde 2015, Cuba se dió cuenta de que tenía un problema de hacinamiento en las prisiones y de falta de recursos para atenderlas de tal tipo, que inició un proceso que se denomina "drenaje carcelario". Desde 2016 cada año suelta sin que hayan cumplido las penas a más de 2.000 presos de golpe».

Criterios para las excarcelaciones

Para realizar estas excarcelaciones se siguen dos criterios, según explica la ONG en un comunicado: uno de ellos se haría por decreto del presidente, un proceso en el que «no intervienen los jueces». Para ello se habría creado «una Comisión del Sistema Penitenciario que es quien, junto con la Seguridad del Estado, determinan la lista de los que van a liberar. El presidente, sin ni siquiera consultar con el poder judicial (una comisión de jueces), libera según criterios de hacinamiento y ahorro, y logrando que ninguno de los casos que la Seguridad del Estado identifique como contraproducente salga en dicha lista».

El otro criterio para llevar a cabo las excarcelaciones dependería de tres comisiones: la Comisión del Sistema Penitenciario que es quien, junto con la Seguridad del Estado, determinan la lista de los que van a liberar. Esta lista se entrega a otras dos comisiones. La primera es la de los Fiscales del CLEP (Centros de Legalidad de Establecimientos Penitenciarios), que supuestamente conocen la conducta y situación de los reos por sus propios informes internos. La segunda comisión es una de Jueces elegidos para esta misión.

«Ambas comisiones deben indicar si, de la lista, alguno de los nombres no debería ser liberado. Aunque a jueces y fiscales se les indica que tienen libertad, en realidad la lista siempre sale con un resultado superior al 85% de la indicada por la Seguridad del Estado», indica el comunicado de CPD. Las discusiones que se generan internas por determinados casos se acaban cuando la Seguridad del Estado les dice a jueces y fiscales que no hay discusión sobre ese preso. «El proceso lleva desgastando a jueces y fiscales durante años, pues están viendo como su criterio no existe practicamente en este proceso de drenaje, y se están dando cuenta de que son unas marionetas sin grado de libertad alguno, ni siquiera para liberaciones tan masivas, lo que genera un desgaste fuerte en sus filas. Hay mucho malestar. El criterio de la Seguridad del Estado prevalece frente a cualquier otro», subraya Javier Larrondo, presidente de CPD.

Propaganda del régimen

En lo que también incide la ONG es que esta excarcelación no es extraordinaria: «Todos los años desde 2016 se han liberado paquetes de presos de más de 2.000 reos. Aquellos que son políticos, se comunican a los diplomáticos afines de la Unión Europea, para que los "vendan" como un logro diplomático, pero no lo son en absoluto. Son liberaciones por ahorro y coste, y por supuesto porque no les causa ningún problema liberar a ese reo. Así llevan engañando a los gobiernos de Europa año tras año».

Al Papa se le hizo creer que uno de los drenajes carcelarios fue logrado por su petición, porque coincidió este proceso con un drenaje que se iba a realizar, y así engañaron al Santo Pontífice.

Este año lo significativo es que Cuba lo ha comunicado, aunque lo hace todos los años. «El obejetivo es propagandístico, debido a la mala prensa que está teniendo sobre la represión, para volver a engañar a Europa, el Papa y todos aquellos que están empezando a ver que el sistema cubano es el más perverso que existe en todo el hemisferio occidental», denuncia Larrondo.