EFE

Polonia defenderá sus «razones» ante el Tribunal de Justicia Europeo tras la querella de Bruselas

La Comisión Europea ha denunciado la reforma del Tribunal Supremo polaco al considerar que lesiona la independencia judicial

BERLÍNActualizado:

El Gobierno polaco aseguró ayer que está dispuesto a «defender sus razones constituciones y legales» ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) después de que la Comisión Europea (CE) llevase ante esta instancia su reforma del Tribunal Supremo por lesionar la independencia judicial.

La decisión de la CE «no es sorprendente» tras «muchos meses» de desacuerdos «fundamentales» entre Bruselas y Varsovia, dijo la portavoz del Gobierno polaco, Joanna Kopcinska, en una entrevista con la agencia estatal PAP.

Kopcinska avanzó que el Gobierno polaco sólo se posicionará con respecto a la querella de Bruselas tan pronto como obtenga del TJUE los documentos pertinentes.

Agregó que sólo una sentencia definitiva del TJUE puede obligar a un Estado miembro a cambiar su legislación.

La reforma del Supremo es uno más de los contenciosos que mantienen Bruselas y Varsovia desde que el partido ultraconservador y nacionalista Ley y Justicia (PiS) ganara por mayoría absoluta las elecciones generales de 2015 e iniciara una serie de polémicas modificaciones legales que muchos entienden que pretenden consolidar su poder.

La CE anunció ayer su intención de llevar a Polonia ante el TJUE, y por procedimiento acelerado, por una reforma del Tribunal Supremo que considera que «viola el principio de la independencia judicial» y es, por tanto, «incompatible con las leyes europeas».

La decisión llega después de que Bruselas haya solicitado a Varsovia en varias ocasiones que tome medidas para asegurar que las reformas no afecten a la independencia del poder judicial.

Bajar edad de jubilación

La ley que preocupa a Bruselas reduce la edad de jubilación de los jueces del Tribunal Supremo de los 70 a los 65 años, un cambio que pondría a 27 de los 72 magistrados en riesgo de ser obligados a retirarse anticipadamente y afectaría también al presidente de esta corte, que dispone de un mandato de seis años recogido en la Constitución polaca.

La CE activó el pasado diciembre el artículo 7 de los tratados comunitarios contra Varsovia, la primera vez que se usaba este mecanismo desde su creación, para pedir al Consejo Europeo que determine si hay un «riesgo claro de violación seria del Estado de derecho» en ese país.

Desde entonces, el Consejo, la institución que representa a los países de la UE, ha mantenido dos audiencias con miembros del Gobierno polaco para abordar este asunto, en las que la situación no ha progresado.

Por otra parte, una encuesta de la casa Estymator difundida ayer indica que el PiS ha aumentado su ventaja en cerca de un punto porcentual con respecto a agosto, y sumaría el 45 % de los votos de celebrarse ahora elecciones, seguida por la Plataforma Ciudadana (PO), con un 23,9 % de los votos. Las demás formaciones no superan el 10 %.