Políticos de la derecha francesa piden a Fillon que se retire

Alain Juppé, François Baroin o Xavier Bertrand suenan como sustitutos

CORRESPONSAL EN PARÍS Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Políticos y amigos íntimos de François Fillon han comenzado a pedirle que renuncie a su candidatura a la presidencia de la República, para intentar sustituirlo por un candidato que evite una catástrofe política nacional. La Policía prosigue los interrogatorios de personalidades directa o indirectamente relacionadas con el «Penelopegate», el cobro de más de 900.000 euros del que se abría beneficiado Penelope Fillon por un presunto empleo ficticio de asistente parlamentaria. Y cada desplazamiento público del candidato conservador está acompañado de manifestaciones hostiles.

Sin embargo, apoyado por un reducido número de fieles, Fillon dice que seguirá «hasta el fin», considerándose víctima de una persecución de Estado, un intento de linchamiento público. Aterrados ante la perspectiva de un candidato sufriendo un calvario de la campaña electoral hacia su «ejecución pública», eliminado por Marine Le Pen (extrema derecha) y Emmanuel Macron (social reformista), los líderes de las distintas familias conservadoras intentan forzar la «retirada voluntaria» de Fillon, para elegir un nuevo candidato.

¿Quién podría sustituir a Fillon como candidato conservador? Hay quinielas para todos los gustos. Entre la vieja guardia, Alain Juppé y Nicolas Sarkozy siguen teniendo fieles que los proponen como «hombres de Estado». Entre las nuevas generaciones conservadoras circulan los nombres de François Baroin, Xavier Bertrand, Laurent Wauquiez.

Un problema europeo

Los Republicanos deben afrontar el más sensible y urgente de los problemas: conseguir que Fillon anuncie voluntariamente su propia retirada, para dejar paso a un nuevo candidato. A menos de ochenta días de la primera vuelta de las presidenciales, el 23 de abril próximo, el «Penelopegate» corre el riesgo de transformarse en una crisis que va mucho más allá de las fronteras políticas de la derecha francesa porque Fillon parecía un candidato creíble para eliminar a Marine Le Pen en la segunda vuelta presidencial, el 7 de mayo. Si cae Fillon, el candidato al alza es Emmanuel Macron, un hombre sin historia política, con una experiencia gubernamental mínima, percibido como un rival poco curtido para enfrentarse a Marine Le Pen, polemista temible. De ahí el alcance nacional y europeo, quizá, del escándalo Fillon.