Un inmigrante recibe atención médica de un miembro de Médicos Sin Fronteras en el Ocean Viking
Un inmigrante recibe atención médica de un miembro de Médicos Sin Fronteras en el Ocean Viking - REUTERS

Los países europeos aceptan repartirse a los 82 inmigrantes rescatados por el Ocean Viking

Italia permite que desembarquen en su territorio a cambio de que el resto de estados miembros se comprometan a recibirlos a continuación

Corresponsal en RomaActualizado:

Italia inaugura una nueva etapa en inmigración, después de meses de tensión con la política de puertos cerrados del exministro del InteriorMatteo Salvini. Por primera vez en muchos meses, la diplomacia interviene sin hacer ruido para distribuir en diversos países europeos los 82 inmigrantes a bordo de la nave Ocean Viking de la ONG Sos Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, que navega entre Malta y Lampedusa.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha mantenido una reunión para afrontar este caso en el Palacio Chigi, sede de la Jefatura del Gobierno, con los ministros implicados en el problema, los de Interior, Defensa e Infraestructuras-. Un comunicado del gobierno ha hecho saber que «se registra una fuerte adhesión europea al mecanismo de redistribución ya activado en las últimas horas por Italia. Diversos Estados miembros se han comprometido lo que permitirá una adecuada y pronta solución». La comisión europea hizo saber también en las últimas horas que recibió la petición de coordinar el reparto de inmigrantes y que diversos países acogerán a las personas, una vez que hayan desembarcado.

Nueva estrategia de Italia

El primer ministro Conte, que el jueves se entrevistó en Bruselas con la futura presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, explicó que la nueva estrategia del gobierno italiano es aceptar los desembarcos de las naves de las ONG y de militares con los inmigrantes que rescaten en el Mediterráneo, con la garantía de que la mayor parte de esas personas sean acogidos en diversos países de la Unión. Horas antes del viaje de Conte a Bruselas, el secretario del Partido Democrático, Nicola Zingaretti, afirmó que el barco Ocean Viking «debe entrar en un puerto italiano, sí o sí».