Disidentes cubanos denuncian la muerte de un opositor por una paliza de la policía
Juan Wilfredo Soto - www.penultimosdias.com

Disidentes cubanos denuncian la muerte de un opositor por una paliza de la policía

Juan Wilfredo Soto habría fallecido por los golpes propinados el jueves por cuatro agentes «mientras lo detenían y estaba esposado»

madrid Actualizado:

La disidencia interna cubana denunció ayer la muerte del opositor Juan Wilfredo Soto García (46 años) tras sufrir una paliza, el día 5, por parte cuatro agentes de la Policía castrista. El relato de los hechos lo cuenta el periodista y opositor Guillermo Fariñas, una de las últimas personas en hablar con Soto García en el hospital de Santa Clara donde se encontraba: «Me dijo que el pasado jueves , cuando estaba sentado en el céntrico parque Vidal, fue abordado por dos policías uniformados que le solicitaron la documentación y después de mostrarla le dijeron que “tenía que circular” \[...\] Soto respondió que él era un hombre libre y por eso podía permanecer allí, y entonces, los policías lo esposaron y lo golpearon y en ese momento él comenzó a gritar consignas antigubernamentales».

Después de la paliza, a Soto García sólo le quedó el camino de la comisaría, el hospital... y el de la muerte, confirmada ayer. Su funeral —cuyas imágenes las difundió la bloguera disidente Yoani Sánchez en su cuenta de «Twitter»— también se convirtió en un acto de reivindicación por parte de la disidencia. «Ochenta disidentes se han presentado para portar su féretro hasta el cementerio», relató la bloguera al tiempo que las autoridades querían impedir tal acto. Según fuentes de la disidencia, el funeral se desarrolló en un ambiente «muy tenso». Las fuerzas de seguridad cubanas reforzaron su presencia durante todo el día de ayer en Santa Clara.

Guillermo Fariñas —Premio Sajarov de los derechos Humanos 2010 del Parlamento Europeo— indicó que Soto García padecía varias patologías como hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, trastornos circulatorios y era diabético, y que supo a través de médicos que le atendieron en el hospital que «tuvo una descompensación» y finalmente «sufrió un paro cardiaco», según relató a Efe.

¿La versión oficial del régimen? «Pancreatitis», según el certificado de defunción que le fue mostrado a la familia del fallecido por parte de las autoridades del hospital provincial «Arnaldo Milián Castro» de Santa Clara, situada a unos 300 kilómetros al este de La Habana. «Nosotros decimos que su muerte es a causa de la “patente de corso” que le dio Raúl Castro a sus partidarios y los agentes policiales, porque les ha dicho que pueden actuar impunemente» contra los opositores y «por eso lo mataron», recalcó Fariñas.

En La Habana, el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez, afirmó que su grupo espera que el Gobierno «realice una investigación transparente» sobre este caso «para descartar la posibilidad de un homicidio por brutalidad policial».

Violencia de uniformados

«Condenamos de manera enérgica esta muerte absolutamente evitable de este ex preso político, porque no tenemos duda de que hubo una relación de causa y efecto entre la paliza de los agentes de policía y su muerte», subrayó Elizardo Sánchez.

Yoani Sánchez denunció desde su blog «Generación Y» que «la violencia creciente de los uniformados es algo que se murmura en voz baja y muchos describen con detalles sin atreverse a denunciarla en público».