Obama se comprometió durante la campaña electoral a cerrar la prisión de Guantánamo./ Archivo
Obama se comprometió durante la campaña electoral a cerrar la prisión de Guantánamo./ Archivo

Obama ordena el cese de los tribunales de crímenes de guerra en Guantánamo durante 120 días

REUTERS / EP |
WASHINGTONActualizado:

Horas después de que Barack Obama jurara su cargo durante la ceremonia de investidura, el recién nombrado presidente de Estados Unidos, ha ordenado a los fiscales militares de Guantánamo que pidan el cese de los tribunales de crímenes de guerra durante 120 días.

Así pues, se espera que los jueces ordenen hoy el cese temporal de los 21 casos pendientes de la base naval en la bahía de Guantánamo, según informó un oficial relacionado con los juicios.

Esta petición pide poner freno a las condenas de pena de muerte contra cinco prisioneros del centro penitenciario por su relación con los atentados del 11 de Septiembre de 2001. Los fiscales aseguraron que esta petición se ha tomado "en favor de la justicia".

Una promesa electoral

En el borrador que presentarán al nuevo presidente, se establecen una serie de revisiones sobre el estatus de los prisioneros y las comisiones militares creadas para juzgarles y plantea que se estudie a qué instalaciones situadas en territorio estadounidense se puede transferir a los reclusos.

"Las instalaciones de detención de Guantánamo para individuos cubiertos por esta orden deben cerrarse tan pronto como sea factible y no más tarde de un año desde la fecha de esta orden", dice el borrador. Además, el texto indica que los individuos que aún se encuentren detenidos una vez se cierre la prisión deberán "ser devueltos a su país de origen, liberados, transferidos a un tercer país o transferidos a otro centro de detención de EEUU".

Obama se comprometió durante la campaña electoral a cerrar la prisión de Guantánamo, que se convirtió en una importante mancha en el ámbito de los Derechos Humanos en el Gobierno del ex presidente George W. Bush y en un símbolo de los abusos y la detención sin cargos.