La candidata de Sueño Georgiana, Salome Zurabishvili (en el centro), celebra los resultados de los sondeos
La candidata de Sueño Georgiana, Salome Zurabishvili (en el centro), celebra los resultados de los sondeos - Reuters

Una mujer se perfila como nueva presidenta de Georgia

Salomé Zurabishvili, antigua embajadora georgiana en París y exministra de Exteriores, sustituirá previsiblemente a Gueorgui Margvelashvili

Corresponsal en MoscúActualizado:

Todo indica que Salomé Zurabishvili, antigua embajadora georgiana en París y ex ministra de Exteriores, sustituirá a Gueorgui Margvelashvili al frente de Georgia tras las elecciones presidenciales celebradas este domingo en este país transcaucásico. Un sondeo a pie de urna la señala a ella como vencedora, ya en primera vuelta, con un 52% de los sufragios.

Otra encuesta, sin embargo, la da también como ganadora, pero con un número de votos por debajo del 50%, con lo que tendría que ir a una segunda vuelta dentro de tres semanas con su más inmediato adversario, Grigol Vashadze, hombre próximo al polémico expresidente del país, Mijaíl Saakashvili.

En cualquier caso y puesto que Zurabishvili es la candidata oficial y, por tanto, cuenta con el apoyo del primer ministro, Mamuka Bajtadze, del magnate Bidzina Ivanishvili, el más rico de Georgia, y del partido mayoritario en el Parlamento, la formación «Sueño Georgiano», se da por hecho que en una eventual segunda vuelta sería ella quien de todas formas terminaría imponiéndose.

Últimas elecciones presidenciales

Pero, si fuera así y a tenor de una reforma constitucional adoptada el año pasado, tendría sus poderes significativamente reducidos en comparación con su predecesor. Eso sí, su mandato será de seis años y no de cinco como hasta ahora. Estas elecciones serán además las últimas que se celebren en Georgia para elegir a un presidente, ya que, a partir de 2024, el nuevo jefe del Estado será designado por los 150 diputados del Parlamento y 150 compromisarios elegidos en las administraciones locales.

Zurabishvili, de 66 años, nació en Francia y no visitó Georgia hasta 1986. Fue nombrada embajadora en el país galo en 2003 y, al año siguiente, Saakashvili la hizo ministra de Exteriores, cargo en el que se mantuvo hasta 2006. Tras su destitución, se distanció de Saakashvili.

Su más inmediato contrincante en los comicios de este domingo, Grigol Vashadze, de 60 años, también fue ministro de Exteriores. Su victoria hubiese posibilitado el regreso al país de Saakashvili, fundador del Movimiento Nacional Unido (UNM). Esta organización encabeza la plataforma de 11 partidos opositores que respalda a Vashadze. De los 3,5 millones de georgianos convocados ayer a las urnas, acudieron el 38%.

Tanto Zurabishvili como Vashadze defienden el ingreso de Georgia en la UE y la OTAN además de mantener estrechos lazos con EE.UU. Tras la guerra relámpago de agosto de 2008 con Rusia, y la pérdida definitiva del control sobre Osetia del Sur y Abjasia, las relaciones entre Moscú y Tiflis siguen siendo muy tensas. Por el país pasan los gaseoductos y oleoductos que transportan a Europa los carburantes procedentes de Azerbaiyán y Asia Central.