Iván Duque (en el centro), durante la manifestación contra el terrorismo en Bogotá - Foto: Efe / Vídeo Poly Martínez

Miles de colombianos se echan a la calle contra el terrorismo

Miles de personas participan en una marcha en Bogotá, entre ellos Iván Duque y los presidentes Santos y Pastrana

Corresponsal en BogotáActualizado:

«Colombia, unida, jamás será vencida» fue el estribillo que más se escuchó en la fría y gris mañana bogotana que sirvió de marco ayer para la marcha contra el terrorismo. Miles de colombianos en la capital y muchos más en el resto del país se dieron cita en las principales plazas de las ciudades para rendir tributo a los cadetes asesinados el pasado jueves con un coche-bomba que el grupo guerrillero ELN hizo explotar en una academia policial y que dejó 21 muertos y 68 heridos.

El país marchó en apoyo a la Policía, coreando consignas a favor de la vida, pidiendo unidad contra el terrorismo, algunos rezando el rosario, en algunos momentos cantando el himno nacional, mientras muchos otros abrazaban y daban las gracias a los policías por su labor.

Las calles de Colombia se llenaron de camisetas blancas, banderas y uniformados que acompañaron y agradecieron las manifestaciones de solidaridad.En vísperas de la marcha, en las redes sociales hubo un fuerte debate en torno a qué fuerza o grupo político la convocaba y si ameritaba la participación, reflejo de la polarización que no logra superar el país. Muchos temían que se convirtiera en un acto de respaldo al Gobierno y su partido, mientras otros se oponían a que se tornara en una llamada a restablecer el diálogo con el ELN. Tal vez por eso la participación no fue tan contundente como cabía esperar.

En Bogotá, el Parque Nacional fue el punto de encuentro de líderes políticos de diversas tendencias. No hubo una cabecera donde todos juntos portaran la bandera de Colombia o una blanca. Sin forzar encuentros y a favor de una marcha pacífica, representantes de diferentes partidos partieron de allí: El presidente, Iván Duque, acompañado por su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, y varios ministros, mientras el expresidente Álvaro Uribe prefirió marchar en la ciudad de Montería; en otro grupo -porque la marcha se dividió en algo así como «comparsas políticas»- estuvo el expresidente Juan Manuel Santos y algunos de los ministros de su gobierno. También participó el expresidente Andrés Pastrana con un grupo de seguidores.

El alcalde de la capital, Enrique Peñalosa, marchó con miembros de su gabinete, mientras otras autoridades nacionales avanzaron acompañados por seguidores y policías. «Tenemos el corazón arrugado pero también tenemos el deseo de honrar a estos héroes y honrar su memoria significa rechazar la violencia, rechazar el terrorismo y unirnos como país», señaló el presidente Duque.

Eucaristía en la catedral

Unas manzanas más atrás del Gobierno, iba el centro y el centro-izquierda, encabezados por el excandidato presidencial Sergio Fajardo. Unos pasos más atrás, Carlos Fernando Galán y Juan Manuel Galán, hijos de Luis Carlos Galán, el candidato presidencial asesinado hace 30 años a manos del narcotraficante y terrorista Pablo Escobar.

Los hijos de Luis Carlos Galán, candidato presidencial asesinado por el capo de la droga Pablo Escoba, durante la manifestación en Bogotá
Los hijos de Luis Carlos Galán, candidato presidencial asesinado por el capo de la droga Pablo Escoba, durante la manifestación en Bogotá - Poly Martínez

Aunque no fue multitudinaria, esta marcha nacional sí representa un claro mensaje a los violentos y representa un frente unido contra el terrorismo. El eco debió llegar hasta La Habana, donde corren 72 horas críticas (según protocolo firmado al inicio de las negociaciones, en caso de romperse el proceso) para que los líderes del ELN allí reunidos en su condición de negociadores -hoy ya con órdenes de captura internacionales- definen qué camino tomar y qué respuesta le van a dar a un país que repudia su violencia.

Pero no solo el país político se dio cita para marchar. Deportistas, artistas, reinas de belleza, directores de medios de comunicación y líderes de opinión también dieron un paso al frente contra la violencia, como fue el caso de Nairo Quintana, quien salió a marchar en la ciudad de Tunja.