Grupos de ciudadanos hondureños que emigran a los Estados Unidos salen en caravana desde San Pedro Sula (Honduras) - Efe | Vídeo: Atlas

Más de 600 hondureños inician una nueva caravana hacia EE.UU.

Las autoridades del país han hecho llamados a sus ciudadanos a no migrar por los riesgos en la ruta

Ciudad de MéxicoActualizado:

Una nueva caravana de 600 inmigrantes salió el lunes por la noche desde San Pedro Sula, al norte de Honduras, con el objetivo de llegar a Estados Unidos. El inmenso grupo -que previsiblemente podría crecer en los próximos días- seguirá la misma ruta recorrida por las múltiples caravanas que el año pasado cruzaron Centroamérica y México en su intento por llegar a la primera potencia. La frontera con Guatemala es su primera parada.

Unas 300 personas, principalmente mujeres y niños, subieron en unos 30 buses para recorrer los casi 200 kilómetros que separan San Pedro Sula de Agua Caliente, pequeño municipio hondureño que hace frontera con Guatemala. Otras 300 personas, por otro lado, iniciaron la caminata en la oscuridad y bajo la lluvia para empezar el primer tramo de los más 4.000 kilómetros que faltan hasta Tijuana, punto fronterizo por el que las últimas caravanas trataron de entrar en Estados Unidos.

El creciente fenómeno de las caravanas, que lleva en auge los últimos años, permite a los inmigrantes cruzar México de forma más segura que si fueran solos. Debido a la enorme presencia de criminales y de organizaciones delictivas, siete de cada diez inmigrantes que atraviesan el país azteca afirman ser víctimas de la violencia durante su paso por México, de acuerdo con un reporte de Médicos Sin Fronteras. Ese mismo informe revela que uno de cada dos inmigrantes que cada año abandonan el Triángulo Norte de Centroamérica -formado por El Salvador, Honduras y Guatemala- dejan atrás su hogar por los elevados niveles de violencia.

Para intentar frenar el paso de las caravanas por México y evitar problemas diplomáticos con Estados Unidos, el gobierno azteca ha propuesto implementar un programa de visas de trabajo a los inmigrantes centroamericanos. En noviembre del año pasado, varias caravanas se juntaron hasta formar un grupo de más de 5.000 personas que intentó cruzar el paso fronterizo de Tijuana a la fuerza. Efectivos del ejército estadounidense repelieron el asalto lanzando una treintena de bombas de gas lacrimógeno.