Grande-Marlaska, hoy en San Sebastián
Grande-Marlaska, hoy en San Sebastián - EFE

El Gobierno avisa: los radicales quieren tener «protagonismo» en la cumbre del G-7

El ministro de Interior asegura que los agentes están «preparados para garantizar la seguridad»

Biarritz (Francia) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Biarritz es hoy, y sobre todo será los próximos días, una fortaleza prácticamente impenetrable. Y no es para menos. La localidad vascofrancesa acogerá durante el fin de semana a líderes de las principales potencias económicas del mundo en el marco de la reunión del G-7. Pero ni siquiera el amplio despliegue policial preparado para la ocasión está exento de «agujeros». Bien lo sabe Fernando Grande-Marlaska, que este jueves, durante la constitución en San Sebastián del Centro de Coordinación Operativo (CECOR), ha reconocido que grupos de izquierda radical o anarquista como los llamados «chalecos amarillos» tratarán de ganar «protagonismo» durante la celebración de la cumbre.

El Ejecutivo francés anunció, de la mano de su ministro de Interior, Christophe Castaner, que en torno a 13.200 agentes y gendarmes velarán para que nada ocurra durante los próximos días en el territorio galo. Contarán con el apoyo de las Fuerzas de Seguridad españolas, que desplegarán otros 2.810 efectivos «preparados para garantizar la seguridad y los derechos y libertades de los ciudadanos».

«No hay ninguna improvisación», ha puntualizado hoy Grande-Marlaska, que en una comparecencia de prensa en San Sebastián ha incidido en que los agentes españoles están «formados y preparados para prevenir» los «hechos violentos» que se pueden producir en este tipo de cumbres. En este sentido, el ministro de Interior ha advertido de que grupos de izquierda radical o anarquistas buscarán «tener su protagonismo» durante la reunión del G-7.

En todo caso, ha insistido en que existe «una labor previa donde se han establecido los dispositivos necesarios para garantizar la seguridad ciudadana».