George W. Bush entrega pizzas a sus empleados en solidaridad con el cierre del Gobierno

Junto a su esposa, el expresidente de EE.UU. le llevó pizzas a los agentes del Servicio Secreto que los protegen

WashingtonActualizado:

En una muestra de solidaridad con los trabajadores federales no remunerados, George W. Bush y su esposa, Laura Bush, le llevaron pizzas a los agentes del Servicio Secreto que los protegen, publicándolos en su cuenta de instagram un llamado para poner fin al cierre parcial del Gobierno.

Ver esta publicación en Instagram

@LauraWBush and I are grateful to our Secret Service personnel and the thousands of Federal employees who are working hard for our country without a paycheck. And we thank our fellow citizens who are supporting them. It’s time for leaders on both sides to put politics aside, come together, and end this shutdown.

Una publicación compartida de George W. Bush (@georgewbush) el

Una foto cargada en su cuenta de Instagram el viernes muestra al expresidente saludando a los empleados con un puñado de cajas apiladas de pizza.

«@LauraWBush y yo estamos agradecidos con nuestro personal del Servicio Secreto y los miles de empleados federales que están trabajando arduamente para nuestro país sin un cheque de pago», escribió. «Y agradecemos a nuestros conciudadanos que los apoyan».

Al convertir la publicación en un llamado al bipartidismo, Bush agregó: «Es hora de que los líderes de ambos lados dejen de lado la política, se unan y terminen este cierre».

Mientras los demócratas continúan resistiendo las demandas del presidente Donald Trump de más de 5.000 millones de dólares para construir un muro fronterizo, el cierre está cerrando su primer mes avanzando lentamente hacia un segundo sin un final a la vista.

Mientras tanto, miles de trabajadores federales siguen trabajando sin sueldo, una parte de ellos ahora está siendo llamada para marcar el reloj sin compensación en las agencias del Servicio de Impuestos Internos a la Administración Federal de Aviación.

Si bien Trump ha afirmado que Bush se encuentra entre uno de los cuatro presidentes anteriores que tienen un apoyo privado asegurado para su muro, cada uno ha rechazado esa afirmación. A principios de este mes, el portavoz de Bush le dijo a Politico que nunca había discutido el asunto con Trump.