<a href="http://www.abc.es/fotos-internacional/20110428/explosion-cafe-plaza-jamaa-1401359474532.html">Explosión en un café de la plaza Jamaa el Fna de Marraquech</a> - REUTERS

Once extranjeros los 16 muertos del atentado en Marraquech

Según confirman a ABC fuentes no oficiales cercanas a la investigación, el atentado suicida en el café Argana de la plaza Jamaa el-Fna ha dejado también tres muertos marroquíes, entre ellos el supuesto kamikaze

AGENCIAS
RABAT Actualizado:

De los 11 extranjeros muertos, la televisión estatal marroquí afirma que seis son franceses. Otros dos serían rusos, según la Embajada rusa en Marruecos.

Un testigo que ha hablado con la agencia AFP afirma que un terrorista suicida habría pedido un zumo de naranja en el café Argana de Marraquech antes de activar los explosivos y volar por los aires en la plaza más turística de la ciudad marroquí.

"Un hombre ha entrado en el café, ha pedido un zumo de naranja y minutos después se ha inmolado", ha declarado un testigo presente en ese momento en el café Argana.

Un responsable de la prefectura de Marraquech ha indicado que "según las informaciones de las que disponemos, podría tratarse de un atentado perpetrado por un kamikaze".

Otra de las teorías que apuntan varias radios marroquíes es que el autor del atentado habría dejado un maletín en el café antes de salir del local, descartando que se tratara de un kamikaze.

El café estaba lleno de turistas

"Estábamos caminanzo por el zoco, justo a la vuelta del café Argana, cuando escuchamos una tremenda explosión y todo el mundo corrió hacia la plaza para ver qué pasaba", ha comentado una turista alemana a la CNN. "La última planta del café estaba destrozada y cientos de personas salieron corriendo cuando se dieron cuenta de que se trataba de una explosión".

Según un fotógrafo de Reuters presente en el lugar, la explosión se produjo en un café lleno de turistas. Fuentes oficiales marroquíes indicaron a la agencia que entre los fallecidos figuran "clientes y empleados del café".

La plaza es un destino habitual de los turistas y suele estar llena también de vendedores.