Los mandatarios de Rusia, Irán y Turquía, durante su reunión en Teherán para hablar sobre Siria
Los mandatarios de Rusia, Irán y Turquía, durante su reunión en Teherán para hablar sobre Siria - Efe

Erdogan no logra convencer a Putin y Rohani para impedir la ofensiva siria sobre Idlib

Los mandatarios de Turquía, Rusia e Irán terminan su reunión en Teherán sin acuerdo sobre un alto el fuego

Actualizado:

Los esfuerzos del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por convencer a los mandatarios de Rusia e Irán para acordar un alto el fuego en Idlib, en el noroeste de Siria, no han obtenido los frutos que esperaba. Durante la reunión que han mantenido este viernes los tres en Teherán, Vladimir Putin y Hasán Rohani se mostraron firmes en su postura de seguir adelante con los combates para acabar con los que consideran «terroristas», en alusión a los grupos rebeldes.

Aunque el presidente iraní dijo estar de acuerdo con incluir en la declaración final de la cumbre tripartita la decisión de cese al fuego, consideró que la lucha contra los «terroristas» en Idlib, el último bastión de los rebeldes, es «inevitable».

El encuentro, por tanto, se ha saldado finalmente sin un acuerdo en torno a un posible alto el fuego ante una inminente ofensiva contra la zona, en manos de los rebeldes.

El presidente turco ha defendido la declaración de un alto el fuego con el argumento de que, en caso de llegar a ese acuerdo, «se habría adoptado el paso más importante en esta cumbre: dar una sensación de paz».

Sin embargo, Putin ha rechazado esta posibilidad y ha señalado que Daesh y el antiguo Frente al Nusra «no son parte del proceso de conversaciones», sino grupos terroristas, según informa Ep.

Por su parte, el iraní Rohani ha sostenido durante su intervención que la ofensiva militar en Idlib es «parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria». «Esta campaña no debe dañar a los civiles ni conducir a una política de destrucción», agregó el anfitrión.

Las señales de una inminente ofensiva del Ejército sirio contra la provincia de Idlib se han multiplicado en los últimos días, a pesar de las advertencias occidentales y turcas acerca de una probable catástrofe humanitaria.

Los gobiernos de Rusia e Irán respaldaron el lunes el derecho de Siria a lanzar una ofensiva en la provincia de Idlib para liquidar a los «terroristas» presentes en esta zona.

Tercera cumbre del proceso de Astaná

La cumbre en Teherán, la tercera sobre Siria que se celebra en el ámbito del llamado proceso de Astaná, tras las de Sochi y Ankara, tiene el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre la ofensiva que el régimen sirio planea contra Idlib para expulsar a los rebeldes.

Idlib acoge a unos tres millones de personas, entre ellas un buen número de desplazados de antiguos feudos insurgentes que ya fueron conquistados por las fuerzas gubernamentales, apunta Efe.

Turquía respalda a algunos de los grupos opositores sirios, mientras que Rusia e Irán son los principales valedores del régimen de Bashar al Assad.

En paralelo a la cumbre de Teherán, el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne también hoy para analizar la inminente ofensiva, que ya ha causado el desplazamiento de cientos de civiles desde el sur de Idleb hacia zonas norteñas alejadas del frente.