Las carreteras de Sudáfrica se están convirtiendo en un baño de sangre por las disputas entre taxistas
Las carreteras de Sudáfrica se están convirtiendo en un baño de sangre por las disputas entre taxistas - EFE
África

Una emboscada deja a 11 taxistas muertos en Sudáfrica

Los conductores fueron tiroteados mientras regresaban de un funeral de un compañero

Actualizado:

Once taxistas fueron asesinados la noche del sábado a su regreso a Johannesburgo tras asistir a un funeral de un compañero en la región costera occidental de Kwa-Zulu Natal. El minibús en el viajaban fue abordado por un grupo de hombres armados que saltaron a la carretera procedentes de unos arbustos y abrieron fuego contra el vehículo. Los hechos sucedieron entre las ciudades de Colenso y Weenen. De los seis supervivientes al brutal ataque, cuatro resultaron gravemente heridos y dos salieron ilesos; todos ellos eran miembros de la Asociación de Taxis de la provincia de Gauteng.

El portavoz de la policía, Jay Naicker, condenó el ataque: «El vehículo fue emboscado. Hubo 11 muertes y cuatro personas resultaron gravemente heridos y se encuentran en el hospital. Ha habido mucha violencia de taxis en el área, pero aún estamos investigando la autoría». En respuesta a estos crímenes, la policía de KwaZulu-Natal activó un plan de acción de 72 horas para rastrear y aprehender a los responsables del ataque. Para ello, cuentan con la ayuda de miembros de unidades especializadas dentro de la policía, la Dirección de Investigación de Delitos Prioritarios (Hawks) y detectives. Los cuerpos de seguridad de la zona han pedido también la colaboración ciudadana para esclarecer los hechos acontecidos la noche del sábado. Para garantizar su seguridad, las personas que dispongan de información pueden permanecer en el anonimato y toda la información será tratada con la más estricta confidencialidad, según fuentes policiales.

Aunque se desconoce el motivo del brutal ataque, las tensiones entre diferentes grupos de taxistas que compiten por las mismas rutas han provocado violentos enfrentamientos en las principales ciudades del país. En mayo hubo otro fin de semana negro para el sector del taxi: diez conductores fueron asesinados en Ciudad del Cabo y la semana pasada, dos taxistas que viajaban con escolta policial fueron asesinados en Johannesburgo.