Las claves del caso Khashoggi, en vídeo - ABC

La CIA cree que el príncipe heredero saudí ordenó matar a Khashoggi

El Washington Post publica en su edición de este sábado que el asesinato habría sido cometido por agentes llegados desde Arabia Saudí

Actualizado:

La inteligencia de EE.UU. ha llegado a la conclusión de que el Príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, ordenó el asesinato de Jamal Khashoggi. El periodista saudí, crítico en los últimos tiempo con Riad, fue ejecutado por un operativo de agentes saudíes en el consulado de Arabia Saudí en Estambul el pasado 2 de octubre.

La CIA ha analizado diferentes pruebas para obtener esa conclusión: entre otras, llamadas interceptadas del propio Príncipe heredero -conocido como MSB- y de altos cargos de su círculo más cercano con agentes que participaron directamente en el asesinato, según han asegurado fuentes de la agencia de inteligencia a varios medios estadounidenses.

Además, la CIA considera en su valoración del incidente que, dado el poder de MSB en Arabia Saudí y el alto perfil de la operación, era imposible que el Príncipe heredero no estuviera al corriente del asesinato ni de que ocurriera sin su visto bueno.

La versión de la inteligencia estadounidense contradice la que defiende Arabia Saudí. Riad ha cambiado su visión de los hechos en varias ocasiones desde el 2 de octubre. Primero dijo que no sabía nada sobre la desaparición de Khashoggi; después explicó que murió en una pelea con agentes en el consulado; la última versión, ofrecida por la fiscalía saudí esta semana, es que el operativo fue a Estambul para convencer al periodista -por la fuerza, si era necesario- de acudir a Arabia Saudí y que uno de los agentes decidió por su cuenta matarlo. MSB, según esta versión, ni sabía del operativo ni tuvo que ver con la decisión de asesinar al periodista.

La CIA maneja pruebas que apuntan a una realidad diferente. Por ejemplo, una llamada a Khashoggi del hermano de MSB, Khalid bin Salman, embajador saudí en EE.UU., en la que trata de convencer al fallecido de que acudiera al consulado en Turquía, que sería seguro. La llamada, según EE.UU., fue hecha por indicación de MSB. Otra llamada fue entre uno de los agentes del operativo en Estambul, que dijo a un cargo cercano a MSB que comunicara «a tu jefe» que la misión se había cumplido. La CIA también ha escuchado las grabaciones de sonido obtenidas por la inteligencia turca de lo que ocurrió en el consulado.

Las conclusiones son un problema para Donald Trump. En las últimas semanas, la inteligencia ha acumulado razones para pensar que MSB fue quien ordenó el asesinato, pero el presidente de EE.UU. se ha mostrado reacio a comprometer la relación con un aliado clave en Oriente Medio como Arabia Saudí.