Familias de refugiados abandonan la ciudad vieja de Mosul ante las fuerzas antiterroristas iarquíes
Familias de refugiados abandonan la ciudad vieja de Mosul ante las fuerzas antiterroristas iarquíes - REUTERS

Los civiles escapan de Mosul con la cobertura de helicópteros

Huyen a pie por una ruta habilitada por las tropas iraquíes entrenadas por EE.UU.

CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La batalla por Mosul vive su momento clave y los milicianos del grupo yihadista Daesh se atrincheran en apenas dos kilómetros cuadrados de la ciudad vieja, rodeados por unos 100.000 civiles, según las cifras que maneja Naciones Unidas. Por primera vez en tres años, las fuerzas iraquíes combaten en las callejuelas de la parte antigua y en las últimas 24 horas han logrado abrir una ruta de escape para que los civiles puedan escapar. Fuerzas especiales entrenadas por Estados Unidos han sido las encargadas de habilitar este corredor que es la única salvación para los vecinos que han quedado atrapados entre dos fuegos.

El avance se realiza a pie y con cobertura de helicópteros, ya que esta zona es un laberinto de callejuelas a las que no pueden acceder los blindados.

La ofensiva para recuperar esta ciudad del norte de Irak de manos de Daesh arrancó en octubre y desde entonces más de 800.000 personas han tenido que buscar refugio en campos para desplazados. La ONU alerta informe tras informe del riesgo que corren los civiles y en el último señaló que «los combates son muy intensos en la Ciudad Vieja y los civiles están en un riesgo extremo casi inimaginable. Hay informaciones de que miles, puede que decenas de miles de personas, están siendo retenidas como escudos humanos».

Las fuerzas de Irak lanzaron su ataque definitivo sobre la Ciudad Vieja a comienzos de semana y el jueves los yihadistas volaron con explosivos la mezquita de Al Nuri, uno de los grandes símbolos del califato porque fue allí donde se presentó ante todos los musulmanes del mundo el califa, Abu Baker al Bagdadi. La voladura afectó también al minarete de Al Hadba (que en árabe significa «el jorobado»), torre inclinada de 45 metros que era uno de los emblemas del país y figura en los billetes de 10.000 dinares.

Final angustioso

Los seguidores de Daesh aseguraron que se trató de un bombardeo de EE.UU., pero tanto Washington como Bagdad lo negaron y el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, calificó esta acción como «el anuncio oficial de la derrota de la organización» yadelantó que el objetivo es anunciar la victoria durante la celebración del Eid, festividad que arranca hoy tras el final del mes sagrado del ramadán.

El mandatario chií mantiene el tono optimista desde que ordenó lanzar la ofensiva contra la capital de Daesh en octubre, pero la victoria final se resiste y el precio que están pagando los civiles es enorme. Mosul se ha convertido en una trampa sin salida y el viernes otras doce personas murieron tras el ataque de un kamikaze entre civiles que trataban de huir del barrio de Mashahda, en plena ciudad antigua.