Alemania tenía «fichado» a Anis Amri desde febrero de 2016 pero veía improbable que atacara

Las autoridades no pensaron que representara una amenaza pese a que quiso comprar armas y se ofreció para atentar

BerlínActualizado:

Las autoridades alemanes identificaron a Anis Amri, el joven tunecino que atentó el pasado 19 de diciembre contra un mercado navideño de Berlín, como una amenaza en febrero de 2016 pero decidieron que era improbable que atacara, según informa el «Sueddeutsche Zeitung».

Informes de Inteligencia recibidos en esa fecha indicaban que Amri había estado en contacto con supuestos miembros de Estado Islámico y que se ofreció para ejecutar un atentado suicida, de acuerdo con «Sueddeutsche Zeitung».

Las autoridades determinaron que no suponía una amenaza y se limitaron a ordenar su deportación a Túnez

Amri, conforme a un reportaje elaborado conjuntamente por el diario alemán y las cadenas NDR y WDR a partir de documentos de seguridad, incluso quería comprar armas para atentar en Alemania y buscaba cómplices para ello. Pese a todo ello, las autoridades alemanas determinaron que no suponía una amenaza tan real como para actuar en el ámbito procesal y se limitaron a ordenar su deportación a Túnez, de donde salió en 2011 hacia la isla italiana de Lampedusa.

El atentado de Berlín ha llevado a los partidos políticos a reclamar al Gobierno de Angela Merkel nuevas medidas de seguridad. En su discurso de Año Nuevo, la canciller alemana admitió que el terrorismo yihadista era la mayor amenaza para el país.

La noche del 19 de diciembre, Amri robó un camión, mató al conductor —un hombre de nacionalidad polaca— y lo estrelló contra el mercado navideño cercano a la Iglesia del Kaiser Guillermo. Un total de 12 personas murieron y 56 resultaron heridas.

Amri, que había jurado lealtad al Estado Islámico y que la organización terrorista identificó después como uno de sus «soldados», fue abatido días después en Milán tras pasar por Francia y, al parecer, otros países europeos.

Registros

Por otra parte, la policía alemana ha registrado este martes un albergue de refugiados en Berlín en el que reside un presunto «contacto» de Anis Amri, el tunecino acusado de perpetrar en diciembre el atentado yihadista en el que murieron doce personas y que fue abatido días después en Milán (norte de Italia). Como ha informado la Fiscalía en un comunicado, se trata también de un tunecino de 26 años.

Los investigadores creen que conocía a Amri al menos desde finales de 2015 y que estuvo en contacto con él en los días próximos al atentado:«Existe la sospecha de que el sospechoso conocía los planes del atentado y pudo ayudar a Anis Amri», ha añadido el organismo, sin dar más detalles.

La policía ha entrado también en una vivienda en Berlín en la que presuntamente residió un compañero de piso de Amri y que pudo tener contacto con él también en los días cercanos al atentado.

El objetivo de este registro, de acuerdo con la Fiscalía, es recabar más informaciones sobre el comportamiento de Amri tanto antes como después del ataque, perpetrado con un camión en un céntrico mercadillo navideño el 19 de diciembre. Mañana está previsto que la Fiscalía ofrezca nuevos detalles sobre la marcha de las investigaciones.

El pasado 28 de diciembre fue detenido otro tunecino de 40 años sospechoso también de ser un «contacto» de Amir, pero un día después la Fiscalía lo puso en libertad al comprobar que no existía relación entre ambos.