Marcy Borders el 11 de septiembre de 2001 completamente cubierta en polvo.
Marcy Borders el 11 de septiembre de 2001 completamente cubierta en polvo. - twitter/@fernandoarambur
11-S

Muere Marcy Borders, la «dama de polvo»

Su imagen envuelta en polvo tras conseguir escapar de la Torre 1 del World Trade Center dio la vuelta al mundo. Las secuelas psicológicas que le dejó el atentado convirtieron su vida en un auténtico calvario

Actualizado:

Marcy Borders, la mujer que se hizo famosa por su imagen escapando del World Trade Center cubierta de polvo el 11 de septiembre de 2001, ha fallecido este lunes a los 42 años, tras no poder superar un cáncer de estómago.

La instantánea de Borders después de escapar de la nube de hormigón pulverizado que dejó la primera de las torres al derrumbarse en el atentado terrorista fue elegida como una de las 25 fotografías más impactantes de la revista Times.

Después del ataque a las Torres Gemelas la vida de Marcy Borders, conocida desde entonces como la «dama de polvo», se convirtió en una espiral de autodestrucción. La mujer quedó tan traumatizada después de sobrevivir al 11-S que se refugió en el crack y el alcohol.

Aquel 11-S hacía sólo un mes que Marcy Borders, que a sus 28 años se encontraba en la flor de la vida, había empezado a trabajar como asistente legal en el Bank of America. El atentado contra las Torres Gemelas no sólo truncó su carrera profesional, sino que además le produjo una profunda depresión contra la que tendría que librar una dura batalla. Batalla que que terminaría ganando pues cómo ha declarado al Ney York Post su hija Noelle: «No sólo era la "dama de polvo", era mi heroína y siempre estará conmigo».

Tras 10 años sin rumbo, y en los que llegó a perder la custodia de sus dos hijos, Borders consiguió superar sus adicciones en 2011 y retomó el control de su vida. Cuando todo parecía volver a la normalidad, en agosto de 2014 la tragedia se cruzó de nuevo en su camino: le diagnosticaron cáncer de estómago.

En noviembre de ese mismo año la «dama de polvo» declaraba al diario The New Jersey: «Me pregunto si esa cosa (el polvo) no habrá inoculado las células cancerígenas en mi interior, ya que no tengo ninguna enfermedad, ni alta presión sanguínea, ni colesterol, ni diabetes tampoco».