Partidarios del «no celebran el resultado del referéndum en Atenas
Partidarios del «no celebran el resultado del referéndum en Atenas - Efe
Referéndum griego

Grecia dice «no» a la Troika en el referéndum

Más del 60% de los ciudadanos rechazan la propuesta de acuerdo de la UE y refuerzan el papel político de Tsipras. Varufakis asegura que Grecia «intentará alcanzar un acuerdo con sus socios». Miles de personas celebran el resultado en la plaza Syntagma de Atenas. Los líderes de la Eurozona se reunirán de manera extraordinaria el próximo martes

Actualizado:

Tras una intenso domingo en el que Grecia ha copado las portadas de todos los medios internacionales, Alexis Tsipras ha obtenido su particular victoria y ha logrado poner a Grecia al borde del abismo económico. Y es que los helenos han decidido en el referéndum de hoy -con una amplia mayoría de votos- que no seguirán las medidas de austeridad recomendadas por Europa. De esta forma, quedan abiertas cuestiones de tanta importancia como si el país heleno abandonará o no la moneda única, algo que podría sucederse tras la victoria del «no».

En una jornada electoral que ha comenzado a las 7:00 horas (6:00 horas en la Península), estaba en juego saber si el país aceptaba o no las medidas de los acreedores. Finalmente, el escrutinio ha confirmado que no se admitirán las disposiciones, tal y como Tsipras pretendía. El resultado ha sido tajante, pues el «no» ha obtenido un 61,31% de los votos y el «sí» un 38,69% (con el 100% escrutado). Nada más publicarse las primeras cifras del recuento de votos, miles de personas acudieron a la céntrica plaza Syntagma para celebrar la victoria.

[Sigue el escrutinio en directo]

Después de conocer los resultados del referéndum (cuya participación ha rondado el 60%, según los datos oficiales difundidos por el gobierno griego), Tsipras ha reivindicado el referéndum como una victoria de la democracia contra el «chantaje» y ha asegurado que entiende el resultado como un mandato para negociar con los acreedores. «No hay soluciones fáciles, pero hay soluciones justas mientras haya buena voluntad por ambas partes», ha afirmado el primer ministro de Grecia en una intervención televisada. Además de su intención de negociar, Tsipras ha concretado las dos principales cuestiones que plantearán a los acreedores: quita de la deuda y solvencia de la banca. «La prioridad inmediata es restaurar la banca. Estamos dispuestos a reanudar las negociaciones con un plan que prevea una financiación creíble», ha señalado el mandatario griego. Además, ha hecho un llamamiento a la unidad nacional y ha convocado a los principales partidos políticos del país para este mismo lunes bajo los auspicios de la Presidencia griega.

Reacciones del equipo de Tsipras

Yanis Varufakis, el ministro de Finanzas del país, ha afirmado también que actuará con máxima celeridad y se reunirá con la Asociación Nacional de Bancos griegos entre esta noche y el lunes para delimitar el camino a seguir. A su vez, ha señalado que el primer contacto con las autoridades europeas «podría tener lugar esta misma noche».

Por su parte, uno de los principales negociadores griegos, Euclid Tsakalotos, ya ha determinado los pilares en los que se basará el gobierno griego a partir de este momento. Según ha explicado, las líneas maestras del ejecutivo de Tsipras serán el informe del Fondo Monetario Internacional -que reconoce que la deuda griega es insostenible- y el amparo en la voluntad del pueblo griego a sus propuestas.

Esto dará aire a un gobierno que, hace menos de una semana, dejó abierta la posibilidad de dimitir en masa en el caso de que los ciudadanos eligieran el «sí». « Podríamos dimitir, pero lo haremos con un espíritu de cooperación con los que tomarán el relevo», afirmó Varufakis en una entrevista a una radio australiana. Más claro fue sobre su persona al señalar que «en el caso de un 'Sí' en el referéndum del domingo, yo ya no seré el ministro de Finanzas el lunes».

El referéndum sí se ha cobrado una víctima política. El ex primer ministro y líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, que ha dimitido de la presidencia del partido conservador tras la derrota del «sí». «Hoy dimito del liderazgo de Nueva Democracia y pedí a Evángelos Meimarakis asumir provisionalmente la presidencia», señaló Samarás, quien ha cedido así el cargo al expresidente del Parlamento y actual diputado. «El pueblo decidió en un referendo de división. El Gobierno tiene ahora la responsabilidad de traer un acuerdo que evite que el país se hunda. La victoria del 'no' algunos la traducirán en Europa como voluntad de salir de la eurozona. Llamo a los socios a ayudar a Grecia a permanecer en el euro», ha dicho Samarás.

Reacciones internacionales

Las reacciones internacionales a la negativa del referéndum no se han hecho esperar. Las primeras han venido de la mano del presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana Angela Merkel, los cuales han señalado que se encontrarán mañana en París para «contribuir a una solución duradera en Grecia». Los líderes de la Eurozona se reunirán de manera extraordinaria el próximo martes a petición de ambos dirigentes.

Desde España, Mariano Rajoy ha convocado a los miembros de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos para analizar el resultado de este «no» tajante del pueblo griego.

El vicecanciller alemán y líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, ya ha afirmado que tras el referéndum, el Gobierno de Atenas «ha roto los últimos puentes» que podían llevar a un compromiso entre Europa y Grecia. «Con el rechazo a las reglas de la zona del euro, como se refleja en el mayoritario 'no', las negociaciones sobre millonarios programas son difíciles de imaginar», subrayó Gabriel en declaraciones al diario alemán «Tagesspiegel»

Por su parte, según ha determinado la televisión griega, Tsipras ha contactado ya con Hollande para iniciar las conversaciones pertinentes sobre el devenir de su país en Europa. A su vez, y en palabras de la misma fuente, podría haber contactado con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, esencial a la hora de otorgar liquidez a los bancos privados griegos. El discurso más duro de la noche ha sido el de Martin Schulz. El presidente del Parlamento Europeo ha señalado que Atenas no está ahora «en una mejor posición para negociar» tras el referéndum y se ha mostrado «convencido» de que ya mañana o a más tardar el martes habrá que hablar de ayuda humanitaria para Grecia.

Con todo, también ha habido líderes políticos y partidos que han festejado el «no» de Grecia. Entre ellos han destacado la dirigente del Frente Nacional francés, Marine Le Pen. Tampoco se ha quedado atrás el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien ha vitoreado a Tsipras y valorado positivamente el rechazo a las políticas europeas.

El último dirigente en mostrar su lamento ante el resultado del referéndum ha sido el presidente del Eurogrupo, Jeoren Dijsselbloem, que ha avisado de que las «medidas difíciles y reformas son inevitables». «Tomo nota del resultado del referéndum. Este resultado es muy triste para el futuro de Grecia», ha asegurado Dijsselbloem en un breve comunicado.

El banco griego pedirá más liquidez

En plena resaca electoral, también se ha confirmado que el Banco de Grecia solicitará un incremento de liquidez a través del mecanismo de prestamos de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés). «El Banco de Grecia va ha hacer hoy mismo la petición y creemos que hay base para que haya un incremento de la liquidez de la ELA (...). No hay razón para no incrementar la liquidez», ha afirmado el portavoz del Gobierno, Gabriel Sakellaridis,

En este sentido, Sakelaridis ha explicado también que espera que Grecia pueda volver a reanudar las negociaciones con sus acreedores para llegar, cuanto antes, a un acuerdo que satisfaga a ambos de la forma más rápida posible: «Las negociaciones que van a comenzar tienen que terminarse inmediatamente, incluso dentro del plazo de las próximas 48 horas».