Inmigrantes en una embarcación frente a las costas de Italia
Inmigrantes en una embarcación frente a las costas de Italia - ap

La tragedia de Lampedusa y los naufragios más graves en el Mediterráneo

El número de fallecidos en el naufragio ocurrido frente a las costas de Libia podría superar a los 366 inmigrantes que murieron en 2013

Actualizado:

Más de mil inmigrantes han muerto en aguas del Mediterráneo desde comienzos de año. Los naufragios se suceden casi a diario. En el último, ocurrido este domingo frente a las costas de Libia, a unos 190 kilómetros de Libia, podrían haber muerto unas 700 personas. Esta tragedia se produce la misma semana en la que la organización Save the Children alertó de que otros 400 inmigrantes desaparecieron al hundirse su embarcación el pasado lunes frente a las costas de Libia.

Serían los naufragios más graves en el Mediterráneo desde la tragedia de Lampedusa, que dejó 366 muertos. El 3 de octubre de 2013, una barcaza que había partido del norte de África en dirección a las costas europeas, se hundió con al menos 518 inmigrantes procedentes de Somalia y Eritrea, y dejó 366 muertos, 155 supervivientes y un número indeterminado de desaparecidos.

Según los supervivientes, la embarcación que había partido de Misrata (Libia), se incendió y acabó volcando después de que los indocumentados encendieran un pequeño fuego a bordo para permitir ser localizados, al negarles tres pesqueros que les avistaron, su ayuda. Días después fue detenido el supuesto traficante que llevó el barco naufragado ante Lampedusa, el tunecino, Kaled Ben Salam.

Puerta de entrada a Europa

Este naufragio tuvo lugar cerca de Lampedusa, considerada por muchos indocumentados como la puerta de entrada a Europa, pues está a 205 kilómetros al sur de Sicilia y a 113 kilómetros de las costas africanas, lo que permite que en tres o cuatro días de navegación, los inmigrantes puedan arribar a la ansiada Europa.

A esta pequeña isla de 20 kilómetros cuadrados llegan cada día centenares de inmigrantes procedentes de Africa, huyendo de los conflictos políticos y revueltas que sufren sus países, especialmente del norte de África (Siria, Túnez y Libia) y otros lugares como Somalia y Eritrea, que empujaron vueltas a miles de personas a emprender «peligrosas travesías» a través del Mediterráneo.

280 muertos en 1996

Otro naufragio con gran número de víctimas se registró el 26 de diciembre de 1996 al sur de la isla italiana de Sicilia, al hundirse un barco con más de 280 inmigrantes indios, paquistaníes y cingaleses a bordo. Los restos del naufragio fueron localizados en aguas internacionales en junio de 2001, a 108 metros de profundidad.

La Organización Mundial de las Migraciones afirmaba en octubre de 2013, que cerca de 20.000 personas procedentes del continente africano han fallecido desde 1993, cuando intentaban llegar a las costas de Europa. Entre 2011 y 2013, cuando se produjo el estallido de la llamada «primavera árabe», aumentó de forma exponencial la inmigración de miles de indocumentados que intentaban llegar a Europa, tras los cambios geopolíticos que afectaron a países del norte de África como Libia, Siria, Túnez o Egipto.

La agencia vaticana Fides aseguraba que desde 1990 hasta 2011, por lo menos 17.597 personas murieron «a lo largo de las fronteras» de Europa. Por su parte la fundación Fortress Europa afirmaba tras la tragedia de Lampedusa, en octubre de 2013, que desde 1990 hasta principios de 2013, han muerto unas 8.000 personas al cruzar el Canal de Sicilia, de ellos, 2.770 lo fueron en 2011, cuando tras el conflicto en Libia cerca de 60.000 personas emprendieron la travesía en su intento de llegar a Italia.

México y Australia

El fenómeno de la inmigración no es exclusivo del Mediterráneo. También se calcula que al menos 6.000 personas han muerto desde 1990 tratando de cruzar la frontera entre México y Estados Unidos por el desierto, aunque la clandestinidad con la que se realiza esta práctica, dificulta conocer las cifras reales.

El aumento de la vigilancia por parte de las autoridades estadounidenses hace que los inmigrantes recurran a vías cada vez más remotas y peligrosas, lo que ha propiciado que ahora sea ocho veces más probable morir en el intento que hace una década, según la Fundación Nacional para la Política Estadounidense (NFAP).

También son cada vez más frecuentes los accidentes en los que fallecen inmigrantes asiáticos, ya que miles de indocumentados intentan alcanzar las costas de Australia, especialmente la isla de Christmas, cercana a la costa de Java (Indonesia), en embarcaciones en malas condiciones y con excesos de pasaje, y expuestos a un elevado riesgo de naufragios.