Fotografía de archivo de Nimrud, en Irak - afp

Yihadistas del Estado Islámico arrasan con unas ruinas asirias del siglo XIII a.C.

Los yihadistas han empleado maquinaria pesada para destruir esta ciudad arqueológica

Actualizado:

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha arrasado con el sitio arqueológico asirio de Nimrud, en Irak, según un comunicado del Ministerio iraquí de Turismo y Antigüedades. Los yihadistas han empleado maquinaria pesada para destruir esta ciudad arqueológica, del siglo XIII a.C.

Además, el ministerio ha condenado estas «acciones criminales» y ha solicitado al Consejo de Seguridad de la ONU que celebre una reunión urgente para aplicar sus decisiones respecto a Irak. «Irak representa la primera línea de defensa contra el EI y es necesario cesar esta situación dramática por la que está pasando el mundo civilizado y hacer frente juntos a este ataque a la cultura y la humanidad», según han agregado las autoridades.

Namrud, conocida en la Biblia como Kalakh, fue una de las capitales de Asiria y está situada junto al río Tigris, a unos 30 kilómetros al sureste de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive. El pasado 26 de febrero, los yihadistas del EI difundieron un vídeo por internet que mostraba cómo destruían decenas de figuras del Museo de la Civilización de Mosul en Irak, entre ellas alguna de la época asiria (siglo VIII y VII a.C.).

Uno de los yihadistas que aparecía en el vídeo ha justificado ese acto de vandalismo al asegurar que los pueblos de la antigüedad adoraban a ídolos «en vez de a Alá» y que el mismo profeta Mahoma destruyó con sus propias manos otras figuras de ídolos religiosos.

Este ataque se produce después del perpetrado el pasado 27 de febrero, cuando el Estado Islámico difundió un vídeo en el que mostró cómo destrozaban decenas de figuras del Museo Histórico de Mosul y algunas de ellas de la época asiria (siglo VII y VIII a.C.).

En las imágenes, varios yihadistas hacían caer varias estatuas al suelo y las golpeaban con grandes martillos y taladros. «El profeta nos ordenó deshacernos de las estatuas y las reliquias y sus compañeros hicieron lo mismo cuando conquistaron países en su nombre», aseguraba uno de los atacantes en dicho vídeo, que no aparecía identificado.

Las piezas destruidas pertenecerían a un museo de antigüedades de la ciudad de Mosul, que ha quedado bajo el control del grupo terrorista Estado Islámico en junio de 2014, según ha explicado en declaraciones a Reuters un antiguo trabajador del museo.