Rescate del avión de Transasia en Taipéi
Rescate del avión de Transasia en Taipéi - afp

Un año negro para la aviación en Asia

En menos de un año, dos aerolíneas de Malasia y una de Taiwán sufren cinco accidentes con más de 750 muertos

Actualizado:

El año pasado acabó con una tragedia aérea en Asia y éste ha empezado igual. El accidente de este miércoles en Taiwán se suma a los siniestros que afectaron en 2014 a aerolíneas orientales. De los cinco mayores desastres aéreos del año pasado, cuatro ocurrieron en Asia o tuvieron como protagonistas a compañías de este continente, donde el transporte en avión se ha disparado al amparo de su crecimiento económico.

Contando el accidente del vuelo MD83 de Air Algerie, que se estrelló el 24 de julio con 116 pasajeros y seis tripulantes españoles de la empresa Swift Air, más de 850 personas fallecieron en los principales siniestros aéreos del año pasado. De ellos, tres sacudieron a dos aerolíneas de Malasia y el otro a la misma compañía de Taiwán cuyo avión se ha estrellado ahora en Taipéi. A la espera de conocer el número final de víctimas en esta última tragedia, más de 750 personas han fallecido ya en todos estos accidentes.

Rompiendo todas las normas de la probabilidad, Malaysia Airlines perdió dos aviones el año pasado. El primero, el vuelo MH370 que efectuaba el trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 ocupantes, aún no ha aparecido tras desviarse misteriosamente de su ruta el 8 de marzo.

Apenas cuatro meses después, el 17 de julio, otro avión de Malaysia Airlines, el MH17, fue derribado sobre la zona en guerra de Ucrania, supuestamente por un misil disparado por los rebeldes pro-rusos, mientras volaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur con 298 ocupantes.

Se abría así una semana negra para la aviación que continuaba el 23 de julio, cuando se estrellaba sobre una isla de Taiwán el vuelo GE222 de Transasia, la misma compañía cuyo avión ha sufrido el siniestro este miércoles. En el accidente del verano murieron 48 de sus 58 ocupantes al precipitarse el aparato, un bimotor ATR, sobre unas casas justo cuando intentaba un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Magong, en el pequeño archipiélago de Pescadores (o Penghu en mandarín).

Caprichosa como siempre, la casualidad quiso que el último desastre del año le tocara a otra compañía asiática y, para colmo, también malasia. El vuelo QZ8501 de Air Asia, una aerolínea de bajo coste, se estrelló el 28 de diciembre en el Mar de Java mientras volaba de la ciudad indonesia de Surabaya a Singapur con 162 ocupantes.