Escultura en la arena en recuerdo a los dos aviones desaparecidos
Escultura en la arena en recuerdo a los dos aviones desaparecidos - afp
QZ8501

Un compromiso real con la seguridad aérea

La desaparición del vuelo QZ8501 de Air Asia cierra un año en el que la aviación internacional se ha enfrentado a situaciones de gran complejidad

gustavo barba
Actualizado:

La desaparición del vuelo QZ8501 de Air Asia cierra un año en el que la aviación internacional se ha enfrentado a situaciones de gran complejidad. En marzo, la desaparición del MH370 de Malaysia Airlines, del que hoy desconocemos su paradero, puso de manifiesto la necesidad de mejorar el seguimiento de los aviones para garantizar su localización en caso de accidente. El derribo de un avión de esa misma compañía en julio, el MH17, evidenció una inadecuada valoración de los riesgos por parte de la autoridad aeronáutica ucraniana del impacto del conflicto armado del país sobre los vuelos comerciales.

Todos estos sucesos deben conducirnos a un análisis más profundo. No es casualidad que en los tres casos hablemos de compañías asiáticas. Se trata de mercados emergentes en los que se está produciendo un rápido crecimiento de la aviación con un elevado número de operaciones pero también con carencias y ciertos factores de riesgo. Se abre una vez más el debate entre economía y seguridad. Y tras él, el papel clave que los ciudadanos exigen a los reguladores, los Estados, para garantizar su seguridad como usuarios del transporte aéreo.

La tecnología permite hoy un seguimiento permanente de los aviones que pueda evitar casos como el del MH370. Desde una perspectiva operacional, es posible planificar rutas alternativas para eludir riesgos asociados al sobrevuelo de zonas en conflicto e impedir lo que le sucedió al MH17. Todas esas medidas implican una fuerte inversión económica para las aerolíneas que no todas están dispuestas a asumir. Sólo los Estados son los responsables de exigir que se tomen para ofrecer a los pasajeros las máximas garantías, para hacer que la balanza se incline a favor de la seguridad. En febrero de 2015, la Organización de Aviación Civil Internacional celebrará una conferencia internacional para afrontar cuestiones emergentes de seguridad operacional como éstas. Es el momento de que los Estados acuerden e implementen medidas efectivas.

Será preciso localizar los restos del QZ8501 y que una investigación independiente determine las causas de lo sucedido para poder prevenir accidentes en el futuro. Urge un cambio en materia de regulación por parte de las autoridades aeronáuticas a nivel internacional que se adapte a la nueva realidad que está viviendo el sector. Un compromiso real basado en la prioridad sobre la que debe girar el crecimiento económico de nuestra aviación: la seguridad.

Gustavo Barba es Vicedecano del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC)