Kim Jong-un con las primeras mujeres pilotos de aviones de combate de Corea del Norte
Kim Jong-un con las primeras mujeres pilotos de aviones de combate de Corea del Norte - Efe

En Corea del Norte solo puede haber un Kim Jong-un: su dictador

El régimen de Pyongyang prohíbe al resto de los mortales usar dicho nombre, reservado para el Líder Supremo

Actualizado:

Kim Jong-un no hay más que uno y es el joven dictador de Corea del Norte. Para que no queden dudas al respecto, el régimen estalinista de Pyongyang lleva su tradicional culto al líder a extremos tan kafkianos como prohibir ese nombre para el resto de los mortales. Según informa la agencia France Presse, así lo ha revelado la televisión surcoreana KBS al difundir una «nota administrativa» para cumplir dicha orden.

«Todos los órganos del Partido y las autoridades de la seguridad pública deben hacer una lista de los ciudadanos llamados Kim Jong-un y aleccionarlos para que voluntariamente se cambien el nombre», reza esta directiva, que fue ordenada por el padre del actual dictador, el difunto «Querido Líder» Kim Jong-il, en enero de 2011. Poco antes, en octubre de 2010, Kim Jong-un había sido ungido como su sucesor al presidir junto a su progenitor el multitudinario desfile militar por el 65 aniversario de la fundación de Corea del Norte.

De esta manera, el nombre de Kim Jong-un quedaba reservado exclusivamente para el «Joven General», como venía ocurriendo con los de sus antecesores: Kim Jong-il y su abuelo y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, también vetados para el resto de la población. Para asegurarse de que esta norma entraba en vigor, las autoridades debían revisar todos los documentos oficiales, incluyendo partidas de nacimiento, carnés de identidad y diplomas escolares.

Además de obligar a los norcoreanos a cambiarse de nombre, el régimen rechaza desde entonces todas las partidas de nacimiento que se quieran registrar bajo Kim Jong-un. Una cuestión que no resulta baladí porque Kim es uno de los apellidos más populares de las dos Coreas junto a Lee y Park, que comparten casi la mitad de la población.