Armas químicas

Irak denuncia el uso de cloro en un ataque del Estado Islámico

Once policías fueron hospitalizados con síntomas de envenenamiento

ep
Actualizado:

Fuentes gubernamentales de Irak han denunciado que los terroristas del Estado Islámico utilizaron cloro en un ataque perpetrado el mes pasado contra las fuerzas de seguridad iraquíes en la localidad de Duluiyah, según recoge el diario estadounidense The Washington Post.

Once policías fueron ingresados en un hospital público localizado cerca de la capital, Bagdad, después de que presentaran mareos, vómitos y dificultad para respirar, en lo que fue diagnosticado como envenenamiento por cloro.

En caso de confirmarse, podría tratarse del primer ataque con armas químicas por parte de Estado Islámico en Irak. Se han registrado dos denuncias de casos similares, si bien los detalles de los mismos no están claros.

El hecho de que Estado Islámico se haya hecho con el control de una importante fábrica de armas químicas cerrada hace 20 años en el norte del país ha incrementado los temores sobre un ataque de estas características. Las autoridades y los expertos consideran, sin embargo, que las armas estarían desfasadas y no podrían ser utilizadas.

El cloro, un componente habitual en la industria, se vende de forma legal, pero su uso como arma viola la Convención de Armas Químicas. Este elemento fue utilizado de forma indiscriminada durante la Primera Guerra Mundial, incluida la batalla de Ypres, cuando las fuerzas germanas usaron 160 toneladas de cloro para matar a miles de soldados franceses y aliados.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) denunció el mes pasado el uso «sistemático» del cloro como arma de guerra en varias localidades del norte de Siria. Estados Unidos ha acusado al Gobierno de estos incidentes, pero Damasco ha cargado contra los grupos opositores armados.

«Estamos muy preocupados»

En los últimos años no se han registrado ataques confirmados con gas cloro como arma, si bien un alto cargo del Ministerio de Defensa ha confirmado que el incidente en Duluiyah fue desencadenado por el uso del mismo. «Lo hicieron para crear terror. Por supuesto, estamos muy preocupados», ha dicho.

El Ministerio de Defensa ha confirmado a través de un comunicado que Estado Islámico utilizó el gas «de forma primitiva y poco efectiva» cerca de plantas de tratamiento de agua, así como en ataques con bomba, sin especificar dónde tuvieron lugar los mismos. Sin embargo, ha pedido que se entreguen máscaras de gas a los soldados, voluntarios y civiles para hacer frente a estos ataques.

Por su parte, el portavoz del Comando Central de Estados Unidos, Curtis Kellogg, ha dicho «no tener constancia de ataques con cloro contra las fuerzas de seguridad».