Fotografía de archivo del primer ministro británico, David Cameron
Fotografía de archivo del primer ministro británico, David Cameron - efe

El Reino Unido se suma a los bombardeos en Irak

El Parlamento británico da luz verde por amplia mayoría a que a la ofensiva aérea en Irak contra el grupo yihadista Estado Islámico

luis ventoso
Actualizado:

El Parlamento Británico ha aprobado hoy la petición del primer ministro, David Cameron, de que el Reino Unido se sume a los bombardeos contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Irak, -524 diputados refrendaron la propuesta del Gobierno del primer ministro David Cameron, mientras que 43 votaron en contra- operación que contará con el apoyo de sus socios liberales y de la oposición laborista. Era un anuncio esperado desde que el EI hizo público, el pasado día 14, el terrible vídeo de la decapitación del rehén escocés David Haines, señalando además que la siguiente víctima sería el taxista inglés Alan Henning.

Seis cazas Tornado de la base británica de Akrotiri, en Chipre, están ya listos para bombardear las posiciones de los yihadistas, en el marco de la coalición que lidera Estados Unidos. De hecho, el miércoles los aviones ya efectuaron un vuelo de reconocimiento y ensayo sobre territorio iraquí. En su alocución del miércoles en la ONU, Cameron llamó a los terroristas de Estado Islámico «psicópatas y brutales asesinos», y explicó que llega la hora de actuar, «porque no podemos quedarnos paralizados por el miedo».

Gabinete de crisis

Downing Street, donde ayer se reunieron el gabinete de crisis de Cameron y la cúpula de Defensa, ha enfatizado que la operación tendrá «una clara base legal» y que se lleva a cabo atendiendo a una petición de ayuda del Gobierno de Irak. Ese cuidado por los formalismos se debe a que entre la opinión pública del Reino Unido todavía escuece la participación en la conquista de Irak del año 2003, con Blair como principal aliado de Bush, una campaña de enorme coste económico y que se basó en pruebas falsas. En agosto del 2013, Cameron perdió una votación en el Parlamento para intervenir en la guerra de Siria.

Los laboristas votaron en contra, pero también treinta diputados tories y nueve liberales. Fue un duro revés, la primera vez desde 1782 en que un primer ministro no lograba el apoyo del Parlamento para ir a la guerra. Pero la crueldad del EI, sus truculentos vídeos propagandísticos, han dado la vuelta a la opinión de los ciudadanos, partidarios ahora de reaccionar.

Ataques solo en Irak

Hoy el Parlamento solo ha votado bombardeos en Irak, no en Siria, por donde también se extiende el califato del terror. Los laboristas se oponen a que actúe en Siria, posición un tanto paradójica, pues su líder, Ed Miliband, ha dicho que sí apoya el castigo aéreo que está aplicando allí Estados Unidos. Cameron no contempla enviar tropas, para evitar el fantasma de 2003. Pero Tony Blair ya ha advertido que estas serán necesarias, «porque no se puede derrotar al EI solo desde el aire».

El Reino Unido está en el nivel dos de alerta antiterrorista desde finales de agosto. Se calcula que 500 jóvenes británicos se han sumado a la yihad y se teme el retorno de «lobos solitarios». Los helicópteros de las fuerzas de seguridad sobrevuelan constantemente zonas de Londres y ayer fueron detenidos en la capital diecinueve radicales islámicos. Entre ellos figuraba Anjem Choudary, un abogado reconvertido en predicador fundamentalista, al que se acusa de apología del terrorismo y posible conexión con sus redes.