Berlusconi expiará su pena por fraude fiscal cuidando ancianos durante un año
Silvio Berlusconi, en una imagen de archivo - EFE

Berlusconi expiará su pena por fraude fiscal cuidando ancianos durante un año

Deberá trabajar un día a la semana durante cuatro horas; ha de estar en casa antes de las once de la noche y podrá viajar a Roma desde el martes a jueves

Actualizado:

Silvio Berlusconi asistirá a ancianos durante un año. Con un suspiro de alivio ha recibido el líder de Forza Italia la decisión del Tribunal de Vigilancia penitenciaria de Milán que le ha concedido que pueda expiar la condena de un año por fraude fiscal en servicios sociales, trabajando al menos una vez por semana durante cuatro horas seguidas en un centro para ancianos en Cesano Boscone (Milán), que pertenece a la Fundación Sagrada Familia. Este asilo se ocupa de personas con grave discapacidad y ancianos que no son autosuficientes.

Enla nota difundida por el presidente del Tribunal se explica que «Silvio Berlusconi desarrollará la actividad socialmente útil de voluntariado con la obligación de una vez por semana y por un tiempo no inferior a 4 horas consecutivas, según las modalidades que serán acordadas con la Oficina de ejecución penal (Uepe)», el departamento de los condenados que deben cumplir una pena en servicios sociales.

Humillación

Aunque Silvio Berlusconi ha considerado siempre una humillación tener que cumplir una pena en servicios sociales, el exprimer ministro puede respirar tranquilo, porque sus obligaciones serán mínimas y podrá ejercer sus funciones como líder de Forza Italia, incluyendo las actividades de la campaña electoral para las próximas elecciones europeas.

En lo que no ha sido satisfecho Berlusconi es en la estructura asignada. Sus abogados presentaron la pasada semana al Tribunal de Vigilancia de Milán un documento diez páginas en el que Berlusconi proponía ocuparse de «discapacitados psíquicos y físicos en un centro terapéutico», próximo a su residencia de Arcore, con el fin de «ayudarles a encontrar nuevos estímulos y esperanza». Esta es la alternativa ofrecida por Silvio Berlusconi al asilo de ancianos al que le proponía la Oficina de ejecución penal.

Limitaciones en su libertad

Los jueces han acogido así su petición evitando el arresto domiciliario, que en la práctica hubiera supuesto para Berlusconi una condena de cárcel en su propia casa porque le hubiera limitado completamente sus movimientos, permitiéndole únicamente una salida del domicilio de un par de horas. De todas formas, aunque haya sido asignado a servicios sociales, Silvio Berlusconi tendrá algunas limitaciones en su libertad. Por ejemplo, no podrá abandonar la región de Lombardía, donde está su residencia de Arcore (salvo autorización especifica del juez de vigilancia penitenciaria), pero ha sido autorizado, como él ha pedido, a viajar a su domicilio de Roma, desde el martes al jueves, con regreso a su residencia de Arcore, antes de las once de la noche del mismo jueves, según precisa el Tribunal. Berlusconi, por tanto, no podrá estar fuera de su casa en la noche durante un año después de las once. Tampoco podrá viajar al extranjero, porque le fue retirado el pasaporte al ser condenado.

«Decisión equilibrada»

El exprimer ministro se ha mostrado satisfecho con la decisión del Tribunal de Milán, porque en varias ocasiones había expresado el temor de que lo condenaran a arresto domiciliario. Sus abogados han manifestado que « la decisión del Tribunal de Vigilancia aparece equilibrada y satisfactoria en relación con las exigencias de la actividad política de Berlusconi».

La pena impuesta a Silvio Berlusconi por el Tribunal Supremo por fraude fiscal en agosto pasado en la causa por los derechos televisivos de Mediaset fue de cuatro años de cárcel, pero tres de ellos están cancelados por un indulto del gobierno Prodi aprobado en Parlamento en el 2006, restando un solo año de pena.