Un opositor a Leopoldo López lleva una máscara de Leopoldo López durante una protesta en Caracas
Un opositor a Leopoldo López lleva una máscara de Leopoldo López durante una protesta en Caracas - afp

Leopoldo López pide la renuncia a la presidencia de Maduro

López se entregó el pasado 19 de febrero a lo que él llama la «injusticia venezolana» que lo incrimina por haber «instigado a la violencia»

Actualizado:

Leopoldo López encarcelado, sin juicio todavía, pide la renuncia del cargo presidencial de Nicolás Maduro. En una carta que leyó su mujer Lilian Tintori ante decenas de miles de manifestantes que este sábado reclamaron la liberación de los presos políticos, el jefe del partido Voluntad Popular le pide al mandatario que deje su cargo para salvar a Venezuela.

López se entregó el pasado 19 de febrero a lo que él llama la “injusticia venezolana” que lo incrimina por haber “instigado a la violencia” cuando llamó a protestar en las calles el pasado 12 de febrero por la denominada “La salida” pacífica y constitucional. Desde ese entonces, la revuelta se ha cobrado más de 32 muertes, 500 heridos y 1.800 detenciones.

La protesta ha repuntado desde el 18 de marzo cuando el mandatario Maduro ordenó la militarización de las zonas conflictivas del país y de ordenar a los grupos paramilitares y parapoliciales de sofocar los focos de “rebelión” con que han actuado los grupos opositores, cuyos choques han incrementado la cifra de muertes en los enfrentamientos callejeros.

López que se encuentra recluido en la prisión militar de Ramo Verde, en Los Teques, a media hora en coche de Caracas, dijo en la carta de su puño y letra: “Maduro, si tú renunciaras, le abrirías un camino pacífico a todos los venezolanos,” dice. Se refiere al dictador.

La carta de Leopoldo a Maduro:

“La grave crisis por la que hoy atraviesa nuestro país, no es culpa del pueblo, ni de los que apoyan al régimen, ni de los que lo oponemos. La culpa, Maduro, es tuya y del sistema ineficiente, corrupto y antidemocrático que diriges.

Encerrado y aislado. Pero fuerte y firme como lo están el pueblo venezolano que ha expresado su indignación en protestas masivas de calle durante más de un mes, te invito a que desde la soledad del poder de quien no tiene la capacidad de conducir los destinos de la nación y solo le ha quedado la represión y la violencia, a que pienses como sería Venezuela si tu renunciaras.

Maduro, si tú renunciaras, le abrirías un camino pacífico a todos los venezolanos, a los que apoyaron a Chávez y a quienes lo opusimos, para transitar juntos, desde el reconocimiento y aceptando nuestras diferencias, hacia una verdadera democracia en donde todos estemos representados y protegidos en igualdad de condiciones por la Constitución, las leyes y las Instituciones garantes de su cumplimiento.

Si tú renunciaras, podríamos avanzar hacia un sistema de justicia, respetuoso de los Derechos Humanos y justo para todos sin exclusión ni privilegios.

Si tú renunciaras, tendríamos la oportunidad de enterrar la impunidad para así cosechar la seguridad, la paz y la tranquilidad que tanto deseamos los venezolanos.

Si tú renunciaras, el país entero, podría ponerse a trabajar la construcción de una economía fuerte, hecha en Venezuela y para los venezolanos, fuente de prosperidad y progreso para todos y poder así superar la desigualdad y la pobreza en paz y en democracia.

Si tú renunciaras, podríamos emprender una lucha frontal en contra de la corrupción que alguna vez denunciaste y que hoy callas o te has hecho cómplice.

Si tú renuncias podríamos tener un país verdaderamente soberano, libre de intereses extranjeros y especialmente de la humillante injerencia y sumisión al régimen cubano.

Si tú renunciaras, tendríamos la obligación de fortalecer nuestras Fuerza Armada Nacional para que todos los venezolanos nos veamos representados en su uniforme y orgullosos de su desempeño, librando, como obliga la Constitución de pluralidad y militancia política.

Desde la cárcel le pido a Dios que te ilumine para que des el paso valiente y patriota de renunciar y así abrirle el paso a un mejor futuro para todos los venezolanos, en especial a nuestros jóvenes que hoy, asfixiados por tus bombas lacrimógenas y por la incertidumbre que representas han salido a las calles a protestar y a luchar por un cambio.

Pero también quiero decirte, a ti y a los que te acompañan, que de no dar el paso que te corresponde, nos tendrás a millones de venezolanos en las calles y fuera de ella, luchando para lograr el cambio político que nos corresponde como derecho cuyas vías consagra nuestra Constitución.

La primera solución la tienes en tus manos, pero debes estar claro, muy claro, que no eres dueño de Venezuela y mucho menos de nuestro futuro.

Somos herederos de Bolívar y de nuestros libertadores, también somos herederos de quienes lucharon para derrocar la dictadura de Pérez Jiménez, pero sobre todo somos responsables por nuestros hijos y su futuro.

¿Cuántos asesinatos más? ¿Cuántas torturas más? ¿Cuánta más represión? Quizá piensas que encarcelando a Daniel Ceballos y a Enzo Scarano, allanando la impunidad de María Corina Machado y amenazando al pueblo, lograrás someter y aplacar la indignación que hoy ha tomado las calles. Te equivocas, no te tenemos miedo ni a ti, ni a tus tanquetas, ni a tu justicia injusta, ni a tus mentiras.” Así concluye su carta.